Crónica de Roma

Las primeras decoraciones navideñas vaticanas del Pontificado de Francisco

Tras diversas especulaciones que ponían en duda la presencia del belén y del árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro, el Estado de la Ciudad del Vaticano explicó cómo serán los tradicionales adornos en las primeras navidades del Pontificado de Papa Francisco.

En concreto, el próximo viernes 6 de diciembre llegará a la Plaza de San Pedro el tradicional árbol natural navideño que se coloca a un lado del obelisco y que los peregrinos aprecian cada año durante estas fiestas. De este modo terminan las polémicas iniciadas por algunos que ponían en duda la presencia en este Pontificado de un árbol natural al hacer referencia a diferentes llamados del Papa Francisco sobre el cuidado de la creación.


El año pasado el árbol fue donado por la región italiana del Molise. Este año se trata de un abeto  procedente de Baviera (Alemania) regalado por la comunidad de Waldmünchen que mide 25 metros de altura y que tiene un diámetro de 98 centímetros. Además, al concluir las fiestas la madera del tronco se utilizará, como ya se hace desde algunos años, para hacer juguetes y objetos de uso cotidiano. Una iniciativa coherente con los llamados del Papa contra la cultura del descarte.


Al mismo tiempo, la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano está comenzando a trabajar en la estructura del nacimiento que adornará este año la Plaza de San Pedro y que, como cada año, podrá ser visto a partir de la tarde del 24 de diciembre. Se trata de un belén titulado “Francisco 1223 - Francisco 2013” que fue ofrecido al arzobispo de Nápoles, el cardenal Crescenzio Sepe y que a su vez lo regaló al Papa.


A diferencia del año pasado en el que el nacimiento fue formado por 150 estatuas, este año el belén estará compuesto por 16 personajes de dos metros de altura y que representaran todas las clases sociales, así como también las diferentes edades de la vida, desde la infancia a la vejez. Por ejemplo, será posible apreciar un joven noble junto a una gitana con harapos, una anciana acompañada por dos niños e incluso los reyes magos que caminarán entre campesinos.


Otra cuestión que es relevante ante la política de austeridad del Pontificado de Francisco, es que aún se desconoce la cifra concreta que la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano gastará en las decoraciones navideñas de este año. Sólo se lee en un comunicado oficial que “el nacimiento se realiza gracias a la ayuda de algunos benefactores para limitar al máximo los costes” pero a pesar de estas donaciones en 2012 la Gobernación del Vaticano gastó 21.800 euros por los trabajos del personal de los servicios técnicos para decorar el árbol y preparar la estructura del belén.


Por su parte, el Papa emérito Benedicto XVI resaltó varias veces en el curso de su Pontificado el significado espiritual de estas decoraciones.Por ejemplo aseguró que el árbol y el belén “son elementos del clima típico de la Navidad, que forma parte del patrimonio espiritual de las comunidades" y explicó en concreto que el árbol de navidad es un "símbolo significativo del nacimiento de Cristo, porque con sus hojas siempre verdes recuerda la vida que no muere”. Además explicó que estas tradiciones son “símbolo de la religiosidad popular" por lo que invitó a conservarlas “también en las sociedades actuales, donde a veces parece prevalecer el afán de consumismo y la búsqueda sólo de los bienes materiales".


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?