Crónica de Roma

Decisiones del Papa ante acusaciones a cardenales por encubrir abusos

Los purpurados Philippe Barbarin y Ricardo Ezzati se declaran inocentes

El Papa Francisco con el cardenal Philippe Barbarin.
photo_cameraEl Papa Francisco con el cardenal Philippe Barbarin.

En esta semana, el Papa Francisco expresó su parecer ante renuncias de los arzobispos de Lyon (Francia) y Santiago de Chile. 

El Santo Padre ha tomado dos decisiones importantes ante casos de dos cardenales acusados por encubrir abusos sexuales. 

En el primer caso, el Papa no ha querido aceptar la renuncia del arzobispo de Lyon (Francia), cardenal Philippe Barbarin, quien viajó al Vaticano para encontrar a Francisco el pasado 18 de marzo.

Una decisión que ha llamado mucho la atención, porque Barbarin ha sido condenado por la justicia francesa a seis meses de prisión por no haber denunciando los presuntos abusos del sacerdote Bernard Preynat.

El purpurado francés ha declarado que “nunca ha buscado esconder, y aún menos encubrir esos horribles hechos” y que apelará el fallo del tribunal penal de Lyon.

A pesar de eso, Francisco ha dejado al cardenal Barbarin “libre para tomar la mejor decisión” para la diócesis de Lyon y el purpurado ha decidido retirarse “durante un período de tiempo” mientras que el sacerdote Yves Baumgarten, vicario general, asumirá la guía de la diócesis.

Por otro lado, el Pontífice ha aceptado la renuncia del arzobispo de Santiago de Chile, cardenal Ricardo Ezzati, quien ha sido acusado por presunto encubrimiento de abusos sexuales cometidos por sacerdotes.

Algunos analistas enmarcan esta última cuestión en la compleja situación que vive la Iglesia en Chile por los escándalos de los abusos. Sin embargo, el cardenal Ezzati tiene 77 años y desde que cumplió 75 años había presentado su renuncia al Papa, según lo marca el derecho canónico.

Fuentes locales explican que en Chile hay una campaña de desprestigio y de ataque constante a los líderes eclesiales, de hecho, hay un juicio en contra del arzobispado de Santiago en el que tres víctimas están solicitando por daños 480 millones de pesos chilenos (alrededor de 650.000 euros). 

En esta línea, el purpurado chileno, acusado de no haber actuado ante ciertos casos de abusos, ha asegurado que “toda denuncia ha sido enfrentada y por consiguiente habrá que esperar lo que la justicia diga sobre eso”. 

“No basta que a uno le digan que uno es encubridor, hay que comprobarlo y yo estoy con la frente muy en alta” ha declarado el cardenal Ezzati este sábado 23 de marzo después de que el Vaticano anunciara la decisión del Papa.

Ese mismo día, Francisco ha nombrado como Administrador Apostólico de Santiago al español Celestino Aós, quien nació en 1945 en Artaiz (Navarra) y es religioso de la Orden de los frailes menores capuchinos. 

Mons. Aós era hasta entonces obispo de Copiapó, y entre otros cargos, ha sido promotor de justicia en el tribunal eclesiástico de Valparaíso y psicólogo y juez en el tribunal eclesiástico interdiocesano de Concepción. 

Dentro de la Conferencia Episcopal de Chile, Mons. Aós es miembro de la Comisión Episcopal de Relaciones con CONFERRE (Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile) y presidente de la Comisión Nacional de Pastoral Presbiteral.

De este modo se demuestra que el religioso español tiene experiencia, pero es indudable también que es muy compleja la misión encomendada en esta sede episcopal.

Por último, cabe destacar que estos dos cardenales son acusados de encubrir abusos, y no de cometerlos, ambos aseguran que son inocentes y ejecutaron la praxis prevista y que enviaron la información a Roma. 

Hasta la próxima Crónica de Roma. 

[email protected]

Twitter: @mercedesdelat https://twitter.com/mercedesdelat

Facebook: https://www.facebook.com/mercedesdelatorre.roma

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?