Crónica de Roma

Tres cualidades para un ayudante del Papa

En pleno escándalo de Vatileaks Benedicto XVI asegura que confía plenamente en sus colaboradores. Pero ha dicho alto y claro las cualidades que éstos tienen que tener. La primer y principal: la fidelidad.

Ha sido durante en el encuentro con los alumnos de la Pontificia Academia Eclesiástica, los que serán los futuros nuncios y oficiales de la Secretaría de Estado Vaticano. Ante ellos ha hablado bien claro, como suele hacer Benedicto XVI en estas ocasiones. Dice lo que tiene que decir, sin miedo y con precisión.

Ellos serán sus principales colaboradores, por eso el Papa afirmó que cuenta con ellos, "para ayudarle en el desarrollo de su ministerio universal".

Les animó a no tener temor, a prepararse con diligencia y seriedad a la misión que les espera. Y sobre todo a cultivar la fidelidad a Dios, algo que no se puede dar por descontado ni siquiera dentro de los muros vaticanos.

Benedicto XVI resume las cualidades así: "Quisiera llamar vuestra atención precisamente sobre esta virtud, que expresa muy bien el vínculo especial entre el Papa y sus directos colaboradores, tanto en la Curia Romana como en las Representaciones Pontificias: un vínculo que para muchos tiene su raíz en el carácter sacerdotal del que están investidos y se especifica después en la peculiar misión confiada a cada uno en el servicio al Sucesor de Pedro".

Es decir, el Papa y la Iglesia católica necesitan ahora más que nunca personas de conciencia, personas de principios y personas de confianza que sean fieles a Dios, al Papa y a sí mismos.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?