Crónica de Roma

El cardenal Cottier explica cómo leer a Joseph Ratzinger

El cardenal suizo Georges Cottier, teólogo emérito de la Casa Pontificia, explicó durante un encuentro en Roma, organizado el viernes pasado por la Librería Editora Vaticana, “cómo leer” a Joseph Ratzinger.

Entre 1990 y 2005 Cottier fue teólogo de la Casa Pontificia, cargo tradicionalmente desempeñado por un dominico, a quien compete principalmente la lectura y el “nihil obstat” de todos los textos preparados por los colaboradores del Papa, que le ayudan en la preparación de los documentos, discursos, mensajes, etc ..., excepto los concernientes a las relaciones con el cuerpo diplomático y la diplomacia del Vaticano. El teólogo de la Casa Pontificia es miembro de derecho de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

“Sugiero leer literalmente al Papa -explicó el purpurado de 89 años hablando de los escritos y del pensamiento del teólogo Benedicto XVI-, desde sus primeras obras hasta el último libro-entrevista con Peter Seewald, “Luz del mundo”.

En los escritos del cardenal Ratzinger, dijo, “hay algunos temas recurrentes, uno de ellos es el “divorcio” entre la fe y la razón, un tema crucial de la modernidad. La fe se ha reducido a superstición o sentimiento, sin tener nada que ver con la verdad”. En este contexto, subrayó que “el problema de nuestro tiempo es una razón que pretende ser autosuficiente y que niega, ignora o tacha de irracional lo que no se puede alcanzar por las propias fuerzas”.

Hablando de la personalidad de Benedicto XVI, el purpurado suizo señaló que “lo más sorprendente es que es un hombre feliz. El tema de la alegría está muy presente, incluso en las predicaciones, y muchos lectores se han quedado impresionados por la autenticidad y la sencillez de las cosas dichas por el Papa en “Luz del mundo”.

“La gente -continúa Cottier- se ha preguntado: ¿Pero es el mismo hombre del que hablan los periódicos, la misma persona que es transformada por algunos medios de comunicación en una caricatura de mal gusto? En muchas páginas del libro se percibe a un Papa relajado, confiado, que se expresa con libertad, sin ocultar nada. Frente a la secularización y al relativismo imperantes en la vida real de tantos, no tiene una receta en particular, sino que se limita a repetir que es el mismo Cristo quien mantiene encendida en la Iglesia la llama viva de la fe”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes