Crónica de Roma

Los cambios que propone Francisco para los viajes papales

Continúa la línea del 'Nuevo Papa, nuevas costumbres' y ahora también cambiarán algunos 'hábitos' de los viajes papales internacionales, como lo muestran los últimos preparativos del primer viaje apostólico de este Pontificado a Brasil del 22 al 29 de julio que indican que el Papa Francisco quiere más austeridad y sencillez.

Las noticias han llegado estos días por diferentes medios, desde los habituales rumores vaticanos, prensa italiana y de Sudamérica hasta incluso fuentes oficiales del Gobierno brasileño, pero la Santa Sede no ha dado declaraciones oficiales, quizá esperan al próximo briefing que se llevará a cabo el 17 de julio.

Últimas noticias


Uno de los primeros cambios lo dio a conocer la Agencia argentina 'Télam' que informó que el Papa Francisco pidió un vuelo sin comodidades especiales y renunció a la "cama" en el avión que lo llevará a Río de Janeiro donde presidirá la JMJ.

Asimismo, el diario italiano 'La Stampa', aseguró que el Pontífice le pidió a la Secretaría de Estado que escribiera una carta dirigida a Alitalia para informar que no quería ningún lujo especial durante el vuelo. Al menos Francisco aceptó viajar sentado en primera clase y no en clase turista como lo hacía siempre cuando era cardenal.

Además los periodistas se preguntan, por ejemplo, cómo será el menú, si será más sencillo o servirán caviar, incluso se desconoce si el Papa sabe el precio que pagan los profesionales de la información para ir en el vuelo papal, que es mucho mayor al valor comercial, sólo para tener tres o cuatro preguntas en conferencia de prensa con el Pontífice antes del resto de los medios.

Por otro lado, la prensa italiana precisó que el avión partirá desde el aeropuerto de Fiumicino y no desde Ciampino, como estaba previsto inicialmente, por la intención del Papa de hacer más simples todos los procedimientos.

También hay rumores que las autoridades brasileñas 'habrían comunicado' que Francisco decidió no utilizar el tradicional 'papamóvil' con cristales blindados y que en cambio se transportará en el habitual jeep descubierto que usa durante las audiencias generales en la Plaza de San Pedro.

El programa del gobierno brasileño había previsto un avión para recoger dos papamóviles del Vaticano y llevarlos a la ciudad de Río de Janeiro, pero quizá ya no lo hagan o en todo caso, los rumores señalan que el Papa no lo usará. Esta última decisión, que puede ser leída como 'cercanía pastoral', tiene sus riesgos y generará seguramente un mayor desafío para proteger la seguridad de la autoridad máxima de la Iglesia Católica.

Por otro lado, el Papa se alojará en una habitación común en la residencia de la Diócesis de Río de Janeiro y sin embargo, la prensa brasileña informó que esta visita apostólica costará aproximadamente 160 millones de dólares de los cuales el 70% proviene de empresas privadas y peregrinos y el 30% restante de presupuesto público.

Por Mercedes De La Torre

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?