Crónica de Roma

Operación realizada en 2013

El banco vaticano estafado por al menos 17 millones de euros

El Instituto para las Obras de Religión (IOR) denuncia misterioso fraude en un fondo de inversión en Malta

Sede del IOR dentro de los muros vaticanos.
photo_cameraSede del IOR dentro de los muros vaticanos.

Se trata de una acción financiera que el IOR, banco vaticano, habría realizado antes de la elección del Papa Francisco y que ocasiona, otra vez, desconfianza en la administración económica de la Santa Sede.

Una vez más el Instituto para las Obras de Religión (IOR) conocido coloquialmente como ‘el banco vaticano’ se encuentra en medio de un escándalo financiero. Esta vez no consiste en sospechas de falsos clientes que blanquean dinero, sino que el IOR ha sido víctima de un fraude en una inversión de 17 millones de Euros.

A dar a conocer la reciente noticia fue la misma Oficina de Prensa de la Santa Sede en un comunicado oficial en el cual se “confirma el compromiso en favor de la transparencia asumido por el IOR” y, de este modo, denunciar irregularidades y realizar las medidas apropiadas para “proteger sus intereses financieros y su reputación también fuera de las fronteras de la Ciudad del Vaticano”.

Según ha indicado la prensa italiana, esta penosa operación inició a principios de 2013 cuando el banco vaticano realizó una transacción de 17 millones de euros en un fondo de inversión llamado Ad Maiora localizado en Malta y el pasado 6 de octubre el IOR ha emprendido una acción civil ante las autoridades judiciales de tal isla. Por lo que este caso dará de qué hablar en el futuro.

Antes del Papa Francisco 

Periodistas italianos expertos en el tema, como Maria Antonietta Calabrò y Carlo Marroni, aseguran que tal operación se habría realizado antes de la elección de Papa Francisco, poco después del despido de Gotti Tedeschi.

Muchos recuerdan las diferentes declaraciones del Papa argentino desde el inicio de su pontificado acerca del servicio que el banco vaticano debería ofrecer, por lo que su futuro era poco claro. Incluso, fuertes especulaciones indicaban que Francisco se planteaba cerrar el IOR para evitar cualquier tipo de especulación, asegurando que “San Pedro no tenía una cuenta bancaria”.

Sin embargo, en abril de 2014, una nota oficial informó que el IOR continuaría a “servir con atención y a ofrecer servicios financieros especializados a la Iglesia Católica en todo el mundo” y en estos años ha continuado con el proceso de reforma a favor de la transparencia, buscando la certificación del comité del Consejo de Europa, Moneyval.

Si bien varios analistas especializados explican que el banco vaticano aún tiene un gran camino por recorrer para alcanzar una mejor reputación, no se puede ignorar también el proceso de transparencia que ya ha emprendido, como por ejemplo, la apertura que ha demostrado al publicar sus reportes anuales  Por último, merece la pena enfatizar que tales inversiones de millones de euros están compuestas por capitales de pequeñas y grandes realidades eclesiales que, ante este tipo de fraudes, es válido que se pregunten si deben continuar confiando en el IOR.

Twitter @mercedesdelat 


 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?