Crónica de Roma

Así fue cómo Juan Pablo II, Benedicto XVI y el Papa Francisco condenaron con fuerza a este tipo de “blasfemia”

Francisco: “el mafioso blasfema contra el nombre de Dios-Amor”, titular sugerido por un periodista experto

Francisco y Benedicto XVI.
photo_cameraFrancisco y Benedicto XVI.

Una interesante historia de tres Papas recientes y, su condena, al crimen organizado, a la corrupción y a tantos otros crímenes -en lenguaje espiritual, se llaman “pecados”- que están al centro de esta breve, y curiosa, historia.

En ocasiones, podría cansar el reiterar, pero esta vez, merece la pena repetir ciertos conceptos que pueden dar luces a la actualidad eclesial vista desde Roma. Ideas que parecerán básicas, evidentes, pero que para algunos podría ayudar como “los mafiosos no pueden llamarse cristianos y aquellos que se dicen cristianos -pero actúan como mafiosos y/o se dejan corromper- “terminarán muy mal”.

El tema central de este espacio de Religión Confidencial es un viaje, uno de tantos que las personas realizan, así como también los tres recientes Pontífices, quienes han emprendido una aventura riesgosa y desconocida para dar sus años al servicio de la Sede de Pedro, de tres Papas y, de un modelo de martirio, si, de uno reconocido por la Iglesia y que es modelo a seguir.

Los pecados, no son siempre fáciles de reconocer, de confesar, de pedir perdón por el daño realizado y, de asumir las consecuencias responsables de lo cometido para volver a empezar.

Como ya lo hemos recordado en recientes ediciones de esta Crónica firmada por su servidora, la agenda del Papa Francisco prevista para este tiempo después de Irlanda eran -son- los Países bálticos. Os pido disculpas, si por razones de espacio y/o de “interés internacional” se omitió un viaje papal muy importante también. Fuera también de los muros vaticanos, muy relevante también, pero quizá con un mensaje que algunos analistas podrían vincular que tienen “sentido” y dan “respuesta” a ciertos eventos actuales.

¿Para qué repetir?

Pretender sintetizar en pocos párrafos la riqueza de la reciente visita del Santo Padre al sur de Italia, sería casi como “una misión imposible”. Por eso, en esta simple Crónica desde Italia les paso, en primer lugar, la estupenda crónica de un experto español bien conocido por ustedes, Juan Vicente Boo titulada “el mafioso blasfema contra el nombre de Dios-Amor” permite comprender el hecho de la corrupción, dentro y fuera de la Iglesia, es ir en contra, para los que nos llamamos cristianos, del primer mandamiento donado por el Señor a Moisés: escucha Israel.

Os dejo algunos puntos que, a quienes les interese salir de la noticia de la actualidad, podrían dar otras claves de interpretaciones para quienes decidan ir más allá de los titulares del día.

Un sacerdote, hace 25 años fue asesinado por condenar “lo que es preferible no decir” públicamente -por cuestiones de seguridad personal-, ha sido declarado Beato por la Iglesia Universal en “un lugar despreciado”, don Pino Puglisi, víctima inocente, como muchos otros, asesinatos por seguir la voz de su conciencia y denunciar lo que, creyeron, no estaba bien.

Este sábado 15 de septiembre de 2008, quinto año de su Pontificado, la agenda del “Papa extracomunitario” se dirigió al sur de Europa,  cabe recordar que ha decidido conservar su pasaporte argentino, de extra comunitario, en lugar de tener uno diplomático como jefe de la Santa Sede. Un gesto que, para algunos, podría ser juzgado, incluso como “demagógico”. Pobre Bergoglio, continúa a recibir adjetivos de quién no es… y él, ha sugerido claramente, no contestará a las acusaciones, ni a las presiones cualquier tipo para dejar de hacer su misión, y así, conseguir no alimentar la lógica de división y de conflicto interno -y externo- a la Iglesia que impera recientemente en las bocas, también de Católicos.

Tras Lampedusa, vuelve a Sicilia

Por otro lado, los analistas sugieren que es interesante recordar que el primer destino de este Papa también “peregrino”, como san Juan Pablo II, fue el sur de Italia, primer destino fuera de la Ciudad Eterna -el primer viaje del primer Pontífice latinoamericano, a un lugar pequeño como una es esta isla cerca de África, en frente de la Isla de Sicilia. Lampedusa: se escucha en algunos telediarios, Lampedusa, olvidada por muchos y -quizá- detestado por unos pocos. Pocos que no han comprendido que el tema de los refugiados no es un slogan del Sucesor de Pedro, sino que es una cuestión que debería unir a todos los que nos decimos cristianos y que, de hecho, une y moviliza a la solidaridad a todas las personas de buena voluntad allí y en tantas partes de los “sures” del Mediterráneo.

Lampedusa: fue precisamente su primer destino del actual Obispo de Roma y, que ha sido recibido por el Señor (obviamente, junto al apoyo de su equipo de trabajo) tras una gran crisis: el naufragio y muerte de centenares de personas en el Mar Mediterráneo, una cuestión de derecho humanitario, no cuestión de partidos políticos, en el que tampoco caben adjetivos para calificar al Pastor de la Iglesia Universal, ni de izquierda, ni de derecha, ni conservador, ni progresista. ¡Basta con esto! Seguramente necesitamos, yo en primer lugar, abrir la mente para escuchar más allá de ciertos lentes, ir a la fuente directa 

Juan Pablo II y Francisco 

Y así, los expertos en historia y religión, podrán citar y recordar numerosas palabras del Papa Polaco, querido por muchos, criticado por pocos, y quizá, dicen algunos estudiosos, poco entendido en su momento por “tantos” dentro de la Iglesia Católica, por lo que tuvo que empezar a recorrer el mundo para dar mensajes claros a todas las personas de buena voluntad que quisieron escucharlo. 

San Juan Pablo II,  también como el pequeño Francisco, ese de Asís, fue juzgado inicialmente como “insignificante” Obispo en los trabajos del Concilio Vaticano II, quien ha sido criticado por ser “demasiado joven”.

El vínculo entre Benedicto XVI y Francisco

“Que el abuelo quede en casa”, así, Jorge Mario Bergoglio, ahora Francisco, decidió tras su elección al Primado de Pedro que, su predecesor, el Papa emérito pudiera permanecer cerca de él para aconsejarle, protegerle e iluminarle con su toda su experiencia, no solo de siete años como Pontífice, sino 

Por último 

Si esto fuera una carta a quien me lee, y a modo de postdata, quiero agradecer a quienes me han escrito por diferentes medios… agradezco su interés sincero por la búsqueda al dialogo y, a las preguntas, que siempre serán bien recibidas y que procuraré responder en la medida de lo posible. Gracias a quienes me han enviado mensajes también por el correo electrónico (incluso al personal), pero también, a través de las redes sociales. Gracias por su muestra de apoyo al Papa, (independientemente en la persona de quien sea) por sus oraciones  por él para quienes creen, y por sus buenos deseos para quienes creen y “no son muy practicantes”. Gracias por sus mensajes respetuosos para abordar la cuestión y dar respuesta en la línea del consejo dado por nuestro Pontífice, ante el caso mediático, ya viejo, pero que quizá sigue el interés en su corazón… Quienes compraron el periódico impreso, probablemente ya habrán tirado la noticia, para quienes aún les interesa, quizá esta transcripción del diálogo privado que Bergoglio tuvo con sus hermanos puede serles de utilidad… este es enlace

Hasta la próxima Crónica.

Mercedes De La Torre​

[email protected]com

Twitter: @mercedesdelat https://twitter.com/mercedesdelat

FB: @mercedesdelat https://www.facebook.com/mercedesdelat/

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?