Crónica de Roma

Verdades -y alguna mentira- sobre el riesgo de atentado contra el Papa

Aumenta el temor por la seguridad del Papa Francisco tras las recientes noticias acerca de que un grupo terrorista planeaba un atentando contra el Vaticano.


El pasado viernes en Italia se han vivido horas de tensión ante las declaraciones en una rueda de prensa del fiscal Mauro Mura -de la ciudad de Cagliari en la isla italiana de Cerdeña- que lamentablemente dieron la vuelta al mundo y causaron mucha confusión y fuerte preocupación.

El fiscal Mauro Mura explicaba en aquella ciudad a los pocos medios presentes que se había comenzado una operación antiterrorista en Italia, que al momento se habían realizado redadas en siete provincias y esperaban arrestar a 18 personas procedentes de Pakistán y Afganistán.

Los sospechosos habrían sido vigilados desde el año 2005. Algunos serían presuntos culpables de un atentado en 2009 a un mercado en Peshawar en Pakistán, otros habrían proporcionado apoyo logístico al líder de al Qaeda, Osama bin Laden quien murió en 2011, y otros podrían estar involucrados en el tráfico de inmigrantes.

Después, la policía italiana había detenido a nueve de estas 18 personas de origen pakistaní y afgano involucradas en estas supuestas actividades ilegales, y algunas de ellas habrían planeado en marzo de 2010 -durante el pontificado de Benedicto XVI- un ataque con explosivos al Vaticano.

Posteriormente, medios de comunicación italianos e internacionales aseguraban que "el Vaticano era objetivo de ataques terroristas". Precisamente en estos momentos, en los que se escuchan en las noticias numerosos asesinatos por parte del Estado Islámico (EI), conocido como ISIS, causó preocupación en Italia, sobre todo en Roma.

Por este motivo, el portavoz vaticano, el padre Federico Lombardi, ha explicado que las declaraciones del fiscal italiano se refieren a una hipótesis del año 2010 y ha recalcado que “no se trata de un hecho relevante”  y que “no es un motivo de particulares preocupaciones”.

Horas más tarde, el secretario de Estado Vaticano, el cardenal Pietro Parolin ha declarado -en la ciudad de Padua, localizada en el norte de Italia- que “todos estamos expuestos al riesgo de violencias y tenemos miedo, pero el Papa está muy tranquilo y no ha modificado sus hábitos, basta ver cómo encuentra a las personas con gran lucidez y serenidad”. 

El cardenal Parolin ha añadido que “el temor más grande es que puedan estar involucradas personas inocentes en atentados” pero ha precisado que en su opinión no percibe en el Vaticano “una preocupación exagerada” aunque obviamente, es necesario estar atentos. 

Asimismo, el secretario de Estado vaticano ha concluido que a su juicio desde el punto de vista de la seguridad había garantías y ha afirmado: “todas las estructuras que se ocupan e la prevención están particularmente atentas pero no considero que haya absolutamente alarmas. Estamos expuestos como todos a esta amenaza, como hemos visto también en Francia, donde se planeaba realizar una masacre en una iglesia católica”, ha aseverado. 

Previamente, en septiembre de 2014, una delegación de la Santa Sede presidida por el mismo cardenal Parolin ha viajado a a Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York para participar en el debate del Consejo de Seguridad sobre las “Amenazas a la paz y a la seguridad internacionales causadas por actos terroristas”. (Texto de su intervención en italiano en este enlace).

Por su parte, el Papa Francisco continuará a realizar sus actividades con normalidad, él mismo ha explicado hace meses que prefiere estar cerca de la gente y que confía en que su vida está en las manos de Dios.

Acerca de un posible atentando en oficinas de la Santa Sede, hace meses también que los empleados vaticanos recibieron mensajes de calma de parte de sus superiores en los que explicaban que existe una buena coordinación entre las diferentes fuerzas del orden italianas con la gendarmería vaticana.

Twitter: @mercedesdelat


Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?