Crónica de Roma

Recuperar la sacralidad de la liturgia: objetivo del nuevo documento de Benedicto XVI

Dentro de unas semanas se publicará un documento de Benedicto XVI sobre la reorganización de las competencias de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cuyo prefecto es el cardenal Antonio Cañizares.

El objetivo del documento, que adoptará la forma de motu proprio, es promover una liturgia más fiel a las intenciones originales del Concilio Vaticano II, con menos espacio para los cambios arbitrarios y para recuperar una dimensión de mayor sacralidad.

En la elaboración del texto han trabajado varias oficinas de la Curia Romana: lo han revisado el Consejo Pontificio para los Textos Legislativos y varias oficinas de la Secretaría de Estado. El motivo principal obedece a la transferencia de las competencias sobre las causas matrimoniales a la Rota Romana. Se trata de las causas de matrimonio rato y no consumado, es decir el matrimonio válido entre bautizados, pero sin unión carnal de los cónyuges.

Dentro del dicasterio que se ocupa del culto divino hay tres Comisiones especiales: para el tratamiento de las causas de nulidad del Orden Sagrado; para la dispensa de las obligaciones del Diaconado y del Sacerdocio; para el tratamiento de las causas de dispensa del matrimonio rato y no consumado. Como dice el canon 1142 del Código de Derecho Canónico: El matrimonio no consumado entre bautizados, o entre parte bautizada y parte no bautizada, puede ser disuelto por el Romano Pontífice, a petición de ambas partes o de una de ellas, aunque la otra se oponga.

Existen numerosos casos al año, sobre todo en países asiáticos, donde obligan a niñas muy jóvenes a contraer matrimonio con hombres que tienen bastantes más años que ellas, y en países occidentales se dan casos de impotencia psicológica para realizar el acto conyugal.

Al dejar de ocuparse de esta sección, que pasará a la Rota, la Congregación para el Culto Divino mantendrá su jurisdicción en materia litúrgica. Según Andrea Tornielli, el motu proprio de Benedicto XVI podría hacer referencia al “nuevo movimiento litúrgico” del que habló el cardenal Cañizares en el consistorio celebrado en noviembre pasado.

El purpurado español subrayó la necesidad y la urgencia de comprometerse en “reavivar y promover un nuevo movimiento litúrgico, siguiendo la enseñanza de Benedicto XVI, y reavivar el sentido de lo sagrado y del Misterio, poniendo a Dios en el centro de todo. Dar impulso a la adoración eucarística, renovar y mejorar el canto litúrgico, cultivar el silencio, dar más espacio a la meditación”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?