Crónica de Roma

Comenzará el próximo 8 de diciembre

Primeras aclaraciones sobre el jubileo de la Misericordia

Los organizadores insisten en que "no quiere ser el gran Jubileo del año 2000".

FullSizeRebder
photo_cameraFullSizeRebder

Los organizadores del próximo Jubileo de la Misericordia han tenido que explicar mejor en qué consistirá el próximo Año Extraordinario en el cual se realizarán por primera vez algunas iniciativas sin precedentes.


El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Salvatore Fisichella ha presentado en la oficina de prensa vaticana el Jubileo de la Misericordia que comenzará el 8 de diciembre de 2015 y que concluirá el 20 de noviembre de 2016.

En esta ocasión precisaré algunas de las iniciativas sin precedentes previstas para este Año Santo, como por ejemplo, el deseo del Papa para realizar un encuentro con presos, idea que aún no saben los organizadores si será posible realizar debido a la complejidad.

Por otro lado, como habíamos anticipado en Religión Confidencial y como indica la bula de convocación Misericordiae vultus, será la primera vez en la historia de los Años Santos en que existirá la posibilidad de abrir también Puertas Santas -llamadas Puertas de la Misericordia- en cada una de las diócesis. De este modo, el flujo de los peregrinos a Roma podría ser menor.

Una cuestión en la que monseñor Fisichella ha afirmado “es bueno insistir desde ahora, para evitar malentendidos, que el Jubileo de la Misericordia no es y no quiere ser el Grande Jubileo del Año 2000. Cualquier comparación al respecto carece de sentido porque cada Año santo tiene sus propias peculiaridades y finalidades”.

Y es que precisamente Fisichella ha revelado que el deseo del Papa es que el Jubileo de la Misericordia dirija una atención especial a la vida de las Iglesias particulares así como también que cualquier persona en el mundo pueda vivir este año de gracia sin tener que gastar en el viaje hasta Roma.

De hecho, los organizadores quieren evitar que el espíritu con el que se viva sea turístico y no de peregrinación. Por este motivo, los fieles que querrán pasar la Puerta Santa en San Pedro llegarán a pie y con un espíritu de devoción “de preferencia en silencio” ha aseverado Fisichella.

Otra cuestión sin precedentes serán los misioneros de la misericordia, anunciados en esta Crónica de Roma, en la que los sacerdotes seleccionados podrán perdonar pecados reservados a la Sede Apostólica. Un tema que causa mucho interés y que ha generado que muchos sacerdotes hayan contactado al dicasterio de la Nueva Evangelización para “autoproponerse” como candidatos. Pero mostrar la disponibilidad no basta, es un tema muy delicado y serán los obispos quienes aprobarán a los candidatos. 

Por ahora se sabe del “perfil” de estos futuros misioneros de la misericordia -quienes serán enviados por el Papa el próximo miércoles de ceniza- que tendrán que ser además de “buenos” confesores con mucha paciencia, ser “buenos” predicadores.

Por último, las medidas de seguridad es una cuestión que están teniendo en cuenta los organizadores. De hecho, han anunciado que la próxima semana se realizará la primera reunión bilateral entre la Santa Sede e Italia, en la que estará el alcalde de Roma y un representante de la región Lazio para abordar esta relevante cuestión.

Twitter: @mercedesdelat

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?