Crónica de Roma

El Papa no quiso ofender al pueblo mexicano

A pesar de eso, muchos mexicanos lamentan profundamente la expresión que el Papa Francisco usó en una carta privada y que obviamente ha trascendido mucho en el país.

Queridos lectores, les escribo precisamente desde México en donde numerosos medios de comunicación no dejan de mostrar su sorpresa -y muchas personas han recibido con gran tristeza- la frase utilizada recientemente por el Papa Francisco en una carta al político argentino Gustavo Vera en la que pedía “evitar la mexicanización” del país.

Una cuestión que ha sorprendido y ofendido -lamentablemente- a muchos mexicanos. El Papa explica en esta carta privada que ha hablado con “algunos obispos mexicanos” y considera que “la cosa es de terror”.

Probablemente, al escribir esta comunicación privada, el Pontífice no consideró que si esta expresión llegara a ser pública podría herir fuertemente a un pueblo que padece en primera persona las consecuencias del crimen organizado, y sobre todo, que no es una realidad generalizada ni mucho menos el único país en el mundo a sufrirlo.

Por este motivo, el canciller mexicano, José Antonio Meade, ha mostrado su tristeza y preocupación y se ha reunido con el nuncio apostólico, Christophe Pierre ya que ha insistido en que “México ha hecho enormes esfuerzos y ha manifestado un gran compromiso” en lucha en contra del narcotráfico.

En esta línea, el secretario de las Relaciones Exteriores ha insistido en que “más que estigmatizar a México o cualquier otra región de los países latinoamericanos, lo que debiera hacerse es buscar mejores enfoques, mejores espacios de diálogo”.

Dos cuestiones que valen la pena considerar son, por un lado, que esta cuestión ocurre precisamente durante los ejercicios espirituales del Papa Francisco que realiza junto a los miembros de la Curia romana fuera de Roma. Días en los que en principio él no tiene contacto con “el mundo exterior” por lo que no podría enterarse de las reacciones.

Sin embargo, el Vaticano no ha esperado a que el Papa termine este tiempo de retiro para aclarar, sino que la Secretaría de Estado ha enviado una nota al embajador de México ante la Santa Sede en la que asegura que “el Papa no pretendía en ningún modo herir los sentimientos del pueblo mexicano, por el cual nutre un especial afecto, y menos aún minusvalorar el compromiso del Gobierno en la lucha contra el narcotráfico.

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede ha insistido en que el Papa ha utilizado esta expresión en un correo “de carácter estrictamente privado e informal, en respuesta a un amigo argentino muy comprometido en la lucha contra la droga, el cual había usado dicha frase”.

En este sentido, la nota vaticana asegura que Francisco “no pretendía más que destacar la gravedad del fenómeno del narcotráfico que aflige a México y otros países de Latinoamérica” y reconoce que precisamente esta gravedad “determina la lucha contra el narcotráfico como una prioridad en los programas del Gobierno mexicano” que buscan “combatir la violencia y devolver la paz y la tranquilidad a las familias mexicanas, incidiendo sobre las causas que originan dicha plaga social”.

Sin duda, este asunto quedará grabado más allá de un simple “incidente diplomático” y seguramente los obispos mexicanos buscarán que este hecho no ocasione también una huella pastoral frente a la figura del Papa argentino.

Twitter: @mercedesdelat


Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes