Crónica de Roma

El Papa dice que es prioritaria una verdadera ecología humana

El Papa ha pedido a los gobiernos mundiales que se comprometan a proteger la naturaleza, siendo necesario un “cambio de mentalidad” para lograr un estilo de vida global que respete la alianza entre el hombre y la naturaleza, sin la cual “la familia humana puede desaparecer”. Benedicto XVI piensa que la sede de las Naciones Unidas podría ser el marco natural para una reflexión de este tipo, que no se vea influenciada por motivos políticos y económicos partidistas que privilegien los intereses particulares por encima del bien común.En su discurso a seis nuevos embajadores ante la Santa Sede (representantes de Moldavia, Guinea Ecuatorial, Belice, Siria, Ghana y Nueva Zelanda), el Pontífice indicó entre las prioridades políticas y económicas de los gobiernos la necesidad imperiosa de la ecología humana, que supone adoptar un estilo de vida respetuoso con el medio ambiente y que explote energías limpias que preserven la creación y no sean peligrosas para los seres humanos.El Papa también cree conveniente interrogarse sobre el papel apropiado de la tecnología, que cuando domina al hombre acaba privándole de su humanidad. En este contexto ha recordado que es urgente “conjugar la tecnología con una fuerte dimensión ética”. Si el investigador y el científico se adhieren al plan previsto por Dios para la creación, las soluciones en este ámbito “protegerán la vida humana y su vulnerabilidad, así como los derechos de las generaciones presentes y futuras”. Por este motivo, insiste en la necesidad de promover un humanismo que respete la dimensión espiritual y religiosa del hombre, teniendo en cuenta que la dignidad humana no cambia con la variación de las opiniones. Si se respetan las aspiraciones del ser humano a la justicia y a la paz será posible, concluye el Papa, construir una sociedad “que se promueve a sí misma, cuando sostiene a la familia o cuando rechaza, por ejemplo, la primacía exclusiva del dinero”. Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?