Crónica de Roma

El Papa confiesa la dirección de la Reforma

El mismo día del inicio de la reunión del Papa con el G8 vaticano, su nuevo Consejo de cardenales que lo asesorarán institucionalmente en el gobierno de la Iglesia y lo asesorarán en la reforma de la Curia, Francisco lanzó una el plan de algunos de los cambios que quiere impulsar y lo hizo precisamente a través del diario italiano La Repubblica.

De este modo, el Pontífice demostró nuevamente que es un buen comunicador porque el día que inician estos tres esperados días de reunión colegial con los ocho cardenales asesores un diario muy laico, como es La Repubblica, publicó en exclusiva en primera página sus reflexiones acerca de dónde busca dirigir la barca de la Iglesia.

Además, en la misma mañana, el Papa resaltó en la homilía de la casa Santa Marta que quiere que los miembros de este Consejo sean "más humildes, más mansos, más pacientes, con más confianza en Dios para que así la Iglesia pueda dar un testimonio bello a la gente".

Este hecho ha causado diferentes reacciones en el ambiente vaticano ya que el acercamiento de Francisco con el fundador de este diario, Eugenio Scalfari, que se dice abiertamente ateo. Algunos consideran que el hecho de que el Papa haya contestado a la carta que después fue publicada ha "caído" en una especie de trampa comercial, que se repite nuevamente con esta "segunda exclusiva". Otros en cambio opinan que a través de esta carta y ahora el reciente encuentro con Scalfari es un gran acierto de Francisco porque que está consiguiendo ser citado y leído "fuera" de los ambientes oficiales vaticanos.

Un aspecto que sirve para hipotizar es si el mismo Francisco habría acordado con el fundador del periódico el día en el que sería publicada la crónica del coloquio personal que mantuvieron el pasado 24 de septiembre en el Vaticano o simplemente ha sido "una estrategia" del diario colocarla al comienzo de la primera reunión del Papa con el g8 vaticano.

Asimismo, es interesante observar que el texto corresponde con el título "El Papa: así cambiaré la Iglesia" que recuerda que los cardenales estos días le darán sugerencias, pero que se trata de un consejo consultivo y no "democrático" en el que los miembros le darán sus opiniones y más elementos para dirigir a la Iglesia a dónde él ya tiene claro y donde lo ha repetido en varias ocasiones durante este medio año de Pontificado: una Iglesia misionera y pobre para los pobres.

Una de las novedades de este artículo es que por primera vez Francisco confesó abiertamente querer una Iglesia horizontal y no sólo vertical o jerárquica. Sobre el nuevo Consejo de cardenales precisó que "no son cortesanos sino personas sabias, animadas por mis mismos sentimientos" y agregó que "esto es el inicio de una Iglesia con una organización no sólo vertical sino también horizontal"

También, mencionó uno de los defectos de la Curia actual y lo llamó "vaticano-céntrica" que incluso dijo "cuida los intereses" aún en gran parte "temporales del Vaticano y descuida el mundo que lo rodea", por lo que confió que "no comparte ese punto de vista" y aseguró que hará "de todo para cambiarlo" para que la Iglesia vuelva a ser "una comunidad del pueblo de Dios".

Por último, el Papa recordó que en el Concilio Vaticano II se decidió "mirar al futuro con espíritu moderno y abrir a la cultura moderna, que significaba ecumenismo religioso y diálogo con los no creyentes" pero reconoció que "hasta ahora se ha hecho poco" por lo que anunció que él tiene "la humildad y la ambición" de dirigir a la Iglesia en ese camino.

Por Mercedes De La Torre

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?