Crónica de Roma

Carta sobre la Comisión para la tutela de menores

Papa Francisco: “No hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores”

El Papa Francisco recibe a unos niños en audiencia.
photo_cameraEl Papa Francisco recibe a unos niños en audiencia.

El Santo Padre pide colaboración para evitar los abusos sexuales a los Presidentes de las Conferencias Episcopales y los Superiores de los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.


En una carta que este jueves se ha hecho pública, el Pontífice confirma el trabajo de la Pontificia Comisión para la tutela de menores y pide a los Obispos y Superiores que pido vuestra colaboración plena y atenta con la Comisión para la tutela de los menores.

De hecho, esta Comisión se reúne en el Vaticano del 6 al 8 de febrero, como habíamos anticipado en Religión Confidencial.

En la misiva con fecha del 2 de febrero pasado, el Papa asegura que la Comisión “será un nuevo, válido y eficaz instrumento para ayudarme a animar y promover el compromiso de toda la Iglesia en sus diversos ámbitos —Conferencias Episcopales, diócesis, Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica— para poner en práctica las actuaciones necesarias para garantizar la protección de los menores y adultos vulnerables, y dar respuestas de justicia y misericordia”.

El Papa insiste que “las familias deben saber que la Iglesia no escatima esfuerzo alguno para proteger a sus hijos, y tienen el derecho de dirigirse a ella con plena confianza, porque es una casa segura” por este motivo reitera que “no se podrá dar prioridad a ningún otro tipo de consideración, de la naturaleza que sea, como, por ejemplo, el deseo de evitar el escándalo, porque no hay absolutamente lugar en el ministerio para los que abusan de los menores”.

Además, el Pontífice anima a las Conferencias Episcopales a aplicar la circular de la Congregación para la Doctrina de la Fe de 2011  “para ayudar a las Conferencias Episcopales en la preparación de las líneas maestras para tratar los casos de abuso sexual de menores por parte de clérigos” que permita “revisar periódicamente las normas y comprobar su cumplimiento”.

En esta línea, el Papa precisa que el Obispo diocesano y los Superiores mayores tienen “la tarea de verificar que en las parroquias y en otras instituciones de la Iglesia se garantice la seguridad de los menores y los adultos vulnerables”.

Pero también que deben “manifestar la compasión de Jesús a los que han sufrido abuso sexual, y a sus familias”, como expresión del deber de la Iglesia, por lo que insta a las diócesis y los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica a establecer “programas de atención pastoral, que podrán contar con la aportación de servicios psicológicos y espirituales”.

Por otro lado, el Papa recuerda la reunión que tuvo con algunas personas que han sido objeto de abusos sexuales por parte de sacerdotes y ha confiado que se sintió “conmovido e impresionado por la intensidad de su sufrimiento y la firmeza de su fe” por eso ha revelado que eso le confirmó una vez más su “convicción de que se debe continuar haciendo todo lo posible para erradicar de la Iglesia el flagelo del abuso sexual de menores y adultos vulnerables, y abrir un camino de reconciliación y curación para quien ha sufrido abusos”.

Al finalizar la carta, pide a María que ayude a los ministros de la Iglesia “a cumplir, con generosidad y rigor” el deber de “reconocer humildemente y reparar las injusticias del pasado, y a ser siempre fieles a la tarea de proteger a quienes son los predilectos de Jesús”.

Twitter: @mercedesdelat

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable