Crónica de Roma

Kasper contesta al manifiesto de los teólogos alemanes

Al manifiesto “Kirche 2011” firmado por unos 200 teólogos de Alemania, Austria y Suiza, que invitan a la Iglesia Católica a una “renovación importante”, ha respondido en las páginas del Frankfurter Allgemeine Zeitung el cardenal alemán Walter Kasper, que estuvo al frente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos hasta el verano pasado.

Que estas personas se erijan prácticamente en la “voz de la Iglesia” para reivindicar al Papa un ejercicio distinto del primado de Pedro, exigir la ordenación sacerdotal de mujeres, la abolición del celibato sacerdotal, etc, no suena a nuevo.

El cardenal Kasper, en un reciente artículo publicado en el prestigioso diario alemán, pregunta a los firmantes del manifiesto si están realmente convencidos de que la estructura de la Iglesia es el principal problema de los hombres y si no es cierto lo contrario, es decir, “que la crisis de la Iglesia es una crisis de fe en Dios”.

En una entrevista realizada en 2003, es decir, dos años antes de su elección a la sede de Pedro, Benedicto XVI aseguraba que el peligro más grande de la Iglesia de hoy es “que nos convirtamos en una organización social que no esté fundada en la fe del Señor. (….) Si la fe desaparece, todas las otras cosas se descomponen”.

El cardenal Kasper fue citado recientemente por la prensa alemana, por haber firmado junto a Joseph Ratzinger, Karl Rahner, Otto Semmelroth y Karl Lehmann un documento confidencial en 1970 en el que -según los periódicos- pedían la abolición del celibato.

“No fue así; sólo pedíamos que el debate siguiera abierto”, dijo hace unos días. Son batallas ya superadas. También porque ciertas “reivindicaciones” son conocidas desde hace tiempo y “se han repetido hasta el agotamiento”.

El purpurado señaló que “existen iglesias -por ejemplo las protestantes- que desde hace tiempo han adoptado lo que exigían los teólogos en el manifiesto. En los últimos años he tenido ocasión de examinar estas iglesias y de hablar de sus experiencias. Por eso, me pregunto: ¿Cómo es posible que a los teólogos se les haya pasado el hecho de que las iglesias que se han decidido por la ordenación de mujeres y el reconocimiento de las parejas homosexuales se hallen precisamente por este motivo en una crisis más profunda que la de la Iglesia Católica?

Refiriéndose a la situación de la Iglesia en Alemania, donde desde 1950 a nuestros días el número de fieles que van regularmente a la iglesia ha disminuido dos tercios, el cardenal Kasper observa que “es necesaria una fe vivida con mayor fuerza, y no al contrario. Los colegas teólogos están cordialmente invitados a contribuir a este esfuerzo en la medida de sus posibilidades”.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes