Crónica de Roma

La Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa Rusa comienzan una nueva etapa prometedora

La Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica han comenzado un nuevo capítulo en su diálogo, tras el nombramiento del nuncio apostólico -enviado del Papa- a Rusia, el arzobispo Ivan Jurkovic. Observadores del Patriarcado de Moscú esperan que en esta nueva fase se resuelvan los numerosos problemas aún existentes entre ambas confesiones y que se termine de concretar la fecha de la histórica reunión entre Benedicto XVI y el patriarca de Moscú y de todas las Rusias, Kirill I.

Más de 1,5 millones de católicos viven en el vasto territorio ruso. Todos ellos necesitan un apoyo constante, subraya monseñor Visvaldas Kulbokas en una entrevista en “La Voz de Rusia”. Monseñor Kulbokas fue nombrado en septiembre de 2009 primer secretario de la Representación de la Santa Sede en la Federación de Rusa.

“En las regiones remotas de Rusia, como Siberia o el Lejano Oriente, es muy importante para los católicos -se lee en la entrevista- sentir la presencia de su Iglesia y de su fe. Esto se puede lograr a través de las visitas periódicas del nuncio y de los contactos en las regiones, de modo que los creyentes puedan verlo no sólo como un representante de la Santa Sede, sino también como un pastor, cercano a todos ellos”.

El arzobispo Jurkovic, de nacionalidad eslovena, es doctor en Derecho Canónico. “Es la persona ideal para representar a la Santa Sede en Rusia”, dice monseñor Kulbokas. Habla ruso y conoce las costumbres, tradiciones y la espiritualidad rusa. En la década de 1990, Jurkovic representó los intereses de la Santa Sede en Rusia. De 2001 a 2004 fue el primer nuncio en Bielorrusia y de 2004 a 2011 fue el representante del Papa en Ucrania.

Según uno de los oficiales del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú, “la experiencia acumulada por Jurkovic en los años transcurridos en Ucrania, donde la situación con las iglesias era difícil, nos ayudará a avanzar en muchos temas y, en particular, en lo que respecta a las relaciones entre católicos y cristianos ortodoxos en Ucrania”. Como se sabe este es uno de los principales obstáculos para el encuentro entre el Papa y el Patriarca Kirill I.

El diálogo entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica se ha reforzado en la última década. Cristianos católicos y ortodoxos trabajan juntos para preservar los valores cristianos en el mundo. El anterior nuncio apostólico en Rusia, el arzobispo Antonio Mennini, contribuyó enormemente a la “consolidación de esta comunicación positiva”, asegura el representante del Patriarcado de Moscú.

En diciembre de 2009, durante la primera visita oficial al Vaticano del presidente ruso, Dmitry Medvedev, se cerró un acuerdo sobre el intercambio de representantes. El tiempo dirá si el nuevo nuncio se ganará igualmente la simpatía de la Iglesia Ortodoxa Rusa. Lo que está claro es que el Patriarcado de Moscú está interesado en la mejora y consolidación de las relaciones interconfesionales. Y quién sabe si tal vez el histórico encuentro entre los jefes de las dos Iglesias más importantes del mundo tendrá lugar en un futuro próximo.

Por Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes