Crónica de Roma

Ex rehenes colombianos pidieron al Papa que les enseñe a perdonar

Un pequeño grupo de policías colombianos viajaron hasta el Vaticano para que el Papa les ayude a perdonar, a encontrar la paz interior y a no guardar rencor a los guerrilleros de las FARC, que les retuvieron durante más de 10 años.

Al término de la audiencia general del pasado miércoles seis ex rehenes de la guerrilla colombiana pudieron estar unos segundos Benedicto XVI, ante él se cuadraron, le saludaron de manera militar y le entregaron una bandera bordada con el lema “Viva la libertad”.

En esos pocos minutos, le contaron el drama que pasaron. Vivieron encadenados de pies y manos y los que intentaron escapar, fueron eliminados.

Muchos de ellos son católicos y aseguran que pudieron sobrevivir a ese infierno gracias a su fe. Conectados al mundo a través de una radio supieron que el Papa rezaba por ellos y éso reforzó su esperanza. Por eso ahora han venido a darle las gracias en persona. “Se vio su cara de sorpresa porque él siempre pide por la liberación de los secuestrados, y ahora nos tenía delante”, asegura José Libardo Forero, sargento primero de la Policía a Vatican Insider.

Y es que fueron liberados el 2 de abril, por lo que todavía tienen muy reciente el horror vivido. En este viaje a Roma venían buscando no sólo saludar a Benedicto XVI y hacerle patente que su oración sirvió, sino también que el Papa les ayude a perdonar, a no guardar rencor a quienes les robaron más de una década de vida y con ella la juventud y en algunos casos también la familia. Ya que las esposas de algunos de ellos sucumbieron a la desesperanza y se volvieron a casar.

Ahora, son libres y el primer paso para rehacer su vida de manera completa lo dieron en Roma, junto al Papa.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?