Crónica de Roma

Cambios en la Administración del Patrimonio de la Santa Sede

El cardenal Attilio Nicora deja la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA) antes de cumplir los 75 años

El cardenal Attilio Nicora deja la Administración del Patrimonio de la Santa Sede (APSA) antes de cumplir los 75 años canónicos en los que debe presentar su renuncia al Papa. Le releva el número dos de su oficina, el arzobispo Domenico Calcagno. A su vez, el puesto de secretario lo ocupará monseñor Luigi Mistò, responsable del Servicio de la archidiócesis de Milán para la promoción de la ayuda económica a la Iglesia.

Nicora, de 74 años y medio, guiaba el APSA desde 2002 y hace unas semanas había presentado la renuncia como presidente para hacerse cargo únicamente de la dirección de la Autoridad de Información Financiera –que ejercía desde marzo de este año-, cuyo fin es supervisar la aplicación de la legislación internacional contra el lavado de dinero en las oficinas de la Santa Sede.

De hecho, hasta ahora era supervisor y uno de los principales controlados. En el momento de su nombramiento como Presidente de la Autoridad de Información Financiera, querida por Benedicto XVI y por el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, se había establecido que cada vez que la Autoridad se hubiera ocupado de problemas relacionados con el APSA, el cardenal Nicora se habría abstenido.

Calcagno, el nuevo presidente del APSA, tiene todos los números para recibir el birrete cardenalicio en el próximo consistorio. Es conocido y estimado por el Secretario de Estado desde hace muchos años, cuando Bertone era arzobispo de Vercelli y Calcagno trabajaba en las oficinas administrativas de la Conferencia Episcopal Italiana. Nombrado obispo de Savona-Noli en 2002, recibió la llamada del Vaticano hace cuatro años.

En los últimos meses se daba casi por hecho que monseñor Mistò iba a ser el nuevo prelado del Instituto para las Obras de Religión, el mal llamado Banco Vaticano, pero ayer fue designado como nuevo secretario del APSA.

Alfonso Bailly-Bailliére

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes