Crónica de Roma

Anglicanos de Australia, de vuelta a Roma

Será en el ordinariato personal de Our Lady Southern Cross, el tercer grupo de anglicanos del mundo que se une oficialmente a la Iglesia católica y al que parece que le seguirán otros de Japón.

A pesar de que los lefebvrianos no tienen muy claro si volver o no a la Iglesia católica, hay otros grupos que no tienen dudas y que llevan muchos años esperando. En este ocasión se trata de un grupo de anglicanos de Australia que, junto con su obispo entraron definitivamente en comunión con Roma el 15 de junio.

Ellos formarán el Ordinariato Personal de Our Lady the Southern Cross, Nuestra Señora de la Cruz del Sur, que abarcará toda Australia. No son los primeros -existen ya otros ordinariatos personales en Inglaterra y Estados Unidos- ni serán los últimos –ya que está previsto que les sigan algunos sacerdotes de Japón- pero se trata, sin duda de una gran alegría para la iglesia católica en estos tiempos difíciles de traiciones y deserciones. Una vuelta a casa, el retorno a donde todo comenzó: Roma.

La figura canónica del Ordinariato Personal es una joya del derecho canónico pensada con la cabeza y con el corazón. Ya que permite que estos fieles de tradición anglicana, mantener sus costumbres, de oraciones o de liturgia por ejemplo, pero siendo fieles a la tradición católica. Una idea estupenda para evitar cismas o malas praxis, para ayudar a seguir al pie de la letra el Magisterio de la Iglesia, pero con algunas costumbres distintas.

Estos anglicanos que vuelven a Roma son la viva muestra de amor a la Verdad. Han tenido que esperar muchos años para que desde el Vaticano se diera el visto bueno a los Ordinariatos Personales, pero su amor a la Verdad y a las cosas bien hechas les ha llevado a esperar, el tiempo que ha sido necesario para entrar oficialmente en algo que ya era efectivo en su corazón. Una nueva etapa para la Iglesia católica en Australia y también en Roma.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes