Conferencia Episcopal

"Los dos papas", una película inventada con una Iglesia buena y otra mala

La distribuidora planteó a la CEE organizar un pase privado pero los obispos declinaron la invitación

Los dos papas
photo_cameraLos dos papas

Mañana viernes llega a algunas salas de cine la película británica "Los dos papas" de Fernando Meirelles, el director nominado a un Oscar por Ciudad de Dios. El film se estrena en Netflix en Navidad. La cinta cuenta con dos actores de primera categoría: el papa Francisco interpretado por Jonathan Pryce y el papa Benedicto por Anthony Hopkins. 

El director afirma que la película está inspirada en hechos reales. Lo cierto es que nada o casi nada de lo que muestra la película ha ocurrido en la vida real. "Es una película inventada. Si no se basara en hechos y personas reales, y no existiera documentación más que suficiente, podríamos decir que es una película bonita y emotiva, pero no es real", afirma a Religión Confidencial Juan Orellana director del Departamento de Cine de la Conferencia Episcopal Española. 

La Iglesia mala de Benedicto 

Sin juzgar la intencionalidad del director, en opinión del este experto cinematográfico y profesor "Meirelles no se ha molestado en averiguar mínimamente las características personales de Benedicto y no tiene voluntad de reflejar su personalidad", explica a RC. 

El crítico de cine considera que la película refleja una Iglesia buena en la persona del cardenal Bergoglio (el hombre cercano, amable y reformador) y una Iglesia mala en la figura de un "irreconocible" papa Benedicto, obsesionado con el matrimonio de los homosexuales, la comunión de los divorciados, y con mantener ciertas costumbres formales. 

Por otra parte, la película no refleja en absoluto las virtudes de Ratzinger, con su "finura teológica, su talante intelectual abierto y dialogante, su exquisita sensibilidad y su refinada educación. En la película le identifican con un hombre tosco, brusco, sin amigos, y lo que es peor, atribuyen la renuncia de Benedicto a que sufre un silencio de Dios, nada más lejos de la realidad". Al final de la película, Ratzinger "queda bien, porque es, digamos, es humanizado por Bergoglio", dice Orellana.

La CEE declinó la invitación  

Religión Confidencial ha podido saber que la  distribuidora Tripictures planteó a la CEE organizar un pase privado pero los obispos declinaron la invitación. 

Por su parte, la Conferencia Episcopal Alemana, ha publicado un artículo en su web titulado "Drama eclesiástico" y resalta que la película es una de las tres candidatas a los Globos de Oro en la categoría de Mejor Película Dramática. 

Sin entrar en valoraciones, la Iglesia alemana se limita a reseñar en su web la sinopsis de Netflix aunque también explica: ·El papa Benedicto XVI anunció el 11 de febrero de 2013 su renuncia. Era la primera vez en más de 700 años que un líder de la iglesia católica renunciaba voluntariamente a su cargo. Con la elección de su sucesor, el Papa Francisco, surgieron rumores de un conflicto entre el conservador y el reformador progresista. Estos rumores siempre han sido negados personalmente por el Vaticano y el Papa emérito. En cambio, siempre se ha enfatizado en la relación amistosa entre ambos".

El argumento de la cinta refleja la amistad que se establece en un supuesto viaje que el cardenal argentino realiza a Roma para pedirle al Papa que acepte su renuncia por edad. Además, también se confiesan diferentes secretos personales y oficiales.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?