Conferencia Episcopal

Los obispos toman las riendas de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal

Vivos debates sobre la Universidad de Salamanca y sobre la “amenaza” a las Fundaciones de la Iglesia desvelada por el cardenal Osoro

Asamblea Plenaria abril 2021.
photo_camera Asamblea Plenaria abril 2021.

Vivo desarrollo de la Asamblea Plenaria de los obispos durante esta semana en la calle Añastro, con un clima de sincera comunión y colegialidad, pero también con iniciativas espontáneas y hasta dificultades para cumplir el orden del día.

Últimas noticias


No suele ser infrecuente, también en los últimos tiempos, que la presidencia de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal se encuentre con la iniciativa de los obispos participantes que desbarata los planes preconcebidos. Y que provoca intensos debates. Es una forma de un sano protagonismo, de una colegialidad efectiva.

Universidad de Salamanca

Ocurrió esta semana en algunas ocasiones durante la reunión de los obispos. La primera vez, que provocó una avalancha de intervenciones, fue el momento dedicado al nombramiento del Gran Canciller de la Universidad Pontificia de Salamanca, cargo que ocupaba el cardenal Ricardo Blázquez. 

La intención inicial del aún arzobispo de Valladolid era presentar la renuncia, hecho que fue aceptado por la presidencia que, en su cartera, tenía su candidato. Pero, a la hora de proponer el tema en la Plenaria, los obispos hilaron más fino, dado que, según los Estatutos, si el Gran Canciller no es el obispo de Salamanca, este pasa a ser automáticamente Vice-Gran Canciller.

La situación de interinidad, y no solo por edad, del actual obispo de Salamanca complicaba las cosas. ¿Por qué no esperar hasta la próxima Plenaria, y que para entonces Roma provea de nuevo obispo la diócesis de Salamanca? ¿Elegir un Gran canciller suponía condicionar la decisión de Roma? ¿Era una forma de anticipar el nombre del nuevo obispo en la ciudad del Tormes?

Aplazamiento

Hubo quienes llegaron a pensar que el presidente, cardenal Omella, que tiene en sus manos los nombramientos episcopales en España, jugaba con ventaja. Así que, al menos, por delicadeza, se debía esperar a que Roma se pronuncie. Y así se decidió: aplazar esta elección hasta la próxima Plenaria de noviembre. Aunque la cuestión tiene otras derivadas que están en relación con el futuro de esa Universidad de la iglesia.

Otro asunto fue la cascada de nombramientos producida por la elección de monseñor Lorca Planes como Presidente de la Comisión de Medios. En la propuesta inicial, el candidato a sustituirle era el actual obispo coadjutor de Almería, y miembro de la citada comisión,  Antonio Gómez Cantero. Pero, como se percibió que la mayoría episcopal apoyaba a Lorca Planes, había que buscar un sitio para seguir promocionando a Gómez Cantero.

Consejo de Economía

La oportunidad llegó con la vacante que dejaba Lorca Planes en el Consejo de Economía, un organismo consultivo dedicado principalmente a gestionar las campañas de la Asignación Tributaria. Y en la Asamblea apareció como el más adecuado el obispo de Huelva, monseñor Santiago Gómez Sierra.

Sin embargo, y de forma sorprendente, este obispo, que participaba en los debates de forma telemática, pidió, por mediación de una intervención del secretario general de la Conferencia Episcopal, que no se le votara, con el argumento de que acababa de llegar a la diócesis de Huelva.

Esto hizo que, de rebote, saliera elegido Gómez Cantero para el Consejo de Economía, en el que estará acompañado por el auxiliar de Bilbao, Joseba Segura, y por el obispo de Gerona, Francesc Pardo.

Amenaza a las Fundaciones

Otro de los momentos destacados de la Asamblea fue la presentación del estudio sobre “Compliance” en la Iglesia en España.

Al término de las palabras del ponente, intervino el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro. Explicó que tenía conocimiento de un plan, que responde a una trama organizada, por no decir conspiración, para desestabilizar la economía de las diócesis a través de la intervención y el saqueo de las Fundaciones en las que está presente la Iglesia.

La diócesis de Madrid

Un plan -añadió- urdido también desde fuera de nuestras fronteras, que el arzobispo de Madrid ha descubierto a través de lo que está pasando en su diócesis con las Fundaciones civiles que tienen como presidente al arzobispo.

El cardenal Osoro tranquilizó a los obispos que también eran objeto de esta campaña, ofreciéndose como chivo expiatorio de este plan. Y aseguró que los responsables serán, previsiblemente, condenados por la justicia. Su parlamento dejó sorprendidos a los presentes en el aula, que agradecieron al cardenal Osoro este esfuerzo y sacrificio.

La Asamblea Plenaria ha tenido otros muchos temas que se irán desgranando poco a poco.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?