Conferencia Episcopal

Los obispos estudian el "caso" del Instituto Pontificio Juan Pablo II

La Conferencia Episcopal ha recibido cientos de cartas y correos electrónicos de agentes de pastoral españoles expresando su malestar ante esta reforma

Monseñor Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la Familia.
photo_cameraMonseñor Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la Familia.

El caso del Pontificio Instituto Juan Pablo II llega esta semana a la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, el organismo que aborda los asuntos urgentes entre Asambleas Plenarias. Por tanto, será uno de los temas más relevantes de la reunión que se celebrará este martes y miércoles en Madrid, aunque no se haya hecho público en la agenda de los trabajos.

Según ha podido saber Religión Confidencial de diversas fuentes, existe una preocupación por la situación creada a partir de la reforma de Estatutos del Juan Pablo II y la expulsión de dos de sus más destacados profesores.

Una situación cercana al caos en lo que se refiere a las sedes españolas del Instituto y, sobre todo, a la repercusión que está teniendo en la pastoral familiar de la Iglesia en España, entre otras razones porque gran parte de los responsables de esta área se han formado en ese centro académico.

Malestar ante el nuevo diseño del Instituto 

De hecho en la Conferencia Episcopal se han recibido cientos de cartas y correos electrónicos de agentes de pastoral españoles expresando su malestar ante esta reforma. Un malestar que se agrava si se tiene en cuenta el nuevo diseño del Instituto Juan Pablo II en España y por le hecho de que en Roma profesores como los moralistas Chiodi y Guenzi serán catedráticos, con lo que se enseñará en el Instituto la licitud moral en algunos casos de la contracepción y la homosexualidad.

Son miembros de la Comisión Permanente el arzobispo de Valencia, cardenal Antonio Cañizares, que es el responsable primero de la sede española del Juan Pablo II, y el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, que ha recibido la encomienda del Presidente del Pontifico Consejo para la Familia, monseñor Vicenzo Paglia, de llevar adelante el nuevo proyecto en España, en una estrategia
destinada a marginar las sedes de Valencia y Alcalá de Henares.

Reig Pla, San Dámaso y Comillas  

A la hora de informar a la Permanente se espera que también se llame a monseñor Juan Antonio Reig Pla, primer vicepresidente-decano del Instituto en España y uno de sus más destacados valedores, además de miembro de la sub-Comisión de Familia y Vida.

Uno de los problemas del nuevo diseño del Instituto en España pasa por la difícil explicación que tiene que en Madrid aterrice un nuevo centro capaz de ofrecer títulos en el ámbito del Derecho Canónico y la Teología. A no ser que se cierren las otras sedes del Instituto en España y se entre en colisión con la
Universidad San Dámaso y Comillas.

No hay que olvidar que los obispos suelen quejarse del número excesivo de centros teológicos especializados, lo que desperdiga a los alumnos. En el plan del arzobispo de Madrid, a instancia de monseñor Plagia, la responsabilidad directa está en manos de los canonistas Javier Belda y Manuel Arroba Conde, el primero, hombre de confianza de José Luis Mendoza, Presidente de la Universidad Católica de Murcia. Nombres a los que se añade el de Fernando Vidal, especialista en matrimonio y Familia de la Pontificia Universidad Comillas.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?