Conferencia Episcopal

Obispos españoles: “Insistir en el derecho a la eutanasia es propio de una visión individualista”

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal afirma que es "una mala noticia" la tramitación de la ley sobre el suicido asistido

Eutanasia
photo_cameraEutanasia

La Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal ha emitido un comunicado sobre la tramitación de la ley sobre la eutanasia que sigue adelante y que para los obispos españoles es "una mala noticia pues la vida humana no es un bien a disposición de nadie". 

El secretario general de la CEE, Luis Argüello, ha afirmado que "una sociedad no puede pensar en la eliminación total del sufrimiento, A de acompañar, paliar y ayudar a vivir ese sufrimiento". 

Además, ha calificado de "inconsecuente" que hace unos días celebrábamos el día mundial de la prevención del suicidio y ahora "se promueva una legislación que plantea el suicidio asistido". 

Presunta muerte digna 

"No se entiende la propuesta de una ley para poner en manos de otros especialmente la de los médicos, el poder de quitar la vida a los enfermos. El sí a la dignidad de las personas, más en esos momentos de indefensión y fragilidad, nos obliga a oponernos a esta ley que en nombre de una presunta muerte digna, niega en su raíz, la dignidad de toda vida humana", ha añadido Argüello. 

En el comunicado, los obispos españoles denuncian que "insistir en el derecho a eutanasia es propio de una visión individualista y reduccionista del ser humano y de una libertad desvinculada de la responsabilidad". 

Radical autonomía individual 

Argumentan además que la eutanasia afirma "una radical autonomía individual y, al mismo tiempo, se reclama una intervención “compasiva” de la sociedad a través de la medicina, originándose una incoherencia antropológica".

Otra de las incongruencias que ven los obispos es que, por un lado, se niega la dimensión social del ser humano, “diciendo mi vida es mía y sólo mía y me la puedo quitar” y, por otro lado, "se pide que sea otro –la sociedad organizada– quien legitime la decisión o la sustituya y elimine el sufrimiento o el sinsentido, eliminando la vida". 

Por eso, lo obispos piden una adecuada legislación de los cuidados paliativos para "humanizar el proceso de la muerte y acompañar hasta el final. No hay enfermos “incuidables”, aunque sean incurables". 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?