Conferencia Episcopal

Los obispos debaten cuál debe ser su apoyo a la manifestación del próximo domingo

Los organizadores se han puesto en contacto con la Conferencia Episcopal para explicar el sentido de la convocatoria y dejar claro que se está intentando evitar toda politización

Manifestación a favor de la vida.
photo_camera Manifestación a favor de la vida.

Hoy comienzan los trabajos de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española, una reunión de final de curso en la que se abordarán algunas cuestiones que han marcado el año eclesial, por ejemplo, los informes sobre las investigaciones de la pederastia o las relaciones con el Gobierno. También comenzarán los movimientos ante las novedades que va a deparar el futuro.

Aunque es pronto para que la Permanente actúe de oficio en la propuesta de la terna de Secretario General, en sustitución de monseñor Luis Argüello, se irán fraguando complicidades y alianzas para un proceso que puede deparar alguna sorpresa en clave femenina. Como sorprendentes serán algunas otras decisiones.

Manifestación provida 

Pero uno de los temas de esta Permanente que, hasta el presente no ha tenido un consenso, es cuál será el apoyo de los obispos a la manifestación provida convocada el próximo domingo en Madrid con el lema “Nos jugamos la vida, basta de leyes que atentan contra la verdad y la naturaleza humana”.

Una manifestación que no tiene un lema confesional, pero en la que están implicadas destacadas instituciones eclesiales, como la Asociación Católica de Propagandistas, E-cristians, junto con organizaciones de la sociedad civil como NEOS, capitaneada por Jaime Mayor Oreja.  

Los primeros síntomas del debate interno sobre cuál debía ser el apoyo de la jerarquía se produjeron el pasado 6 de junio con la filtración a un medio digital de la polémica. Religión Digital publicó la noticia con el siguiente titular: “¿Volveremos a ver a los obispos manifestarse contra un Gobierno socialista?”, al que añadía el siguiente antetítulo: “La Comisión Permanente podría 'bendecir' la marcha ultra del 26 de junio”.

Evitar toda politización 

Desde el primer momento de la convocatoria los organizadores de esta manifestación se pusieron en contacto con un importante número de obispos, muchos de ellos miembros de la Comisión Permanente, para explicar el sentido de la manifestación y dejar claro que se está intentando evitar toda politización, ya que se trata de una cuestión pre-política que afecta a la propuesta cristiana.

Las respuesta de los obispos fue, en términos generales, positiva, salvando algunas excepciones como la de Madrid. No obstante, como se ha podido comprobar este fin de semana, en muchas de las parroquias de la capital de España los sacerdotes han hablado del compromiso cristiano en defensa de la vida y de la verdad.    

Época de Zapatero 

Quienes, entre los obispos, se oponen a apoyar la manifestación utilizan el argumento de los efectos políticos que produjeron el apoyo de los obispos, en la historia reciente, a las manifestaciones de la época de Zapatero.

Fue el caso de la presencia del cardenal Rouco, junto con un grupo de obispos, en la manifestación a favor del matrimonio entre un hombre y una mujer, o en la del responsable de educación de la Conferencia Episcopal en la de defensa de la libertad de educación.

Hay que recordar que el hoy cardenal Juan José Omella, cuando era obispo responsable de Cáritas, se manifestó el 26 de junio de 2005 en una concentración contra la pobreza organizada por la Alianza Española contra la pobreza.

Aunque no es previsible que al acto del próximo domingo asista ningún obispo español, el apoyo de los obispos puede mostrarse de varias formas. No es descartable que, al final, la cuestión caiga en manos de monseñor Argüello, en uno de sus últimos servicios como secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal Española. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable