Conferencia Episcopal

Los obispos, contra la Ley Celaá: critican que se tramite durante el estado de alarma

Consideran su responsabilidad participar en el debate público en orden a su tramitación y defienden la Asignatura de Religión

Mons. Alfonso Carrasco.
photo_cameraMons. Alfonso Carrasco.

La Comisión Episcopal para la Educación y Cultura en boca de su presidente, Monseñor Alfonso Carrasco ha emitido unas declaraciones tras la tramitación del proyecto de Ley de Educación –LOMLOE–, que, para los obispos, ha sido publicado en circunstancias tan extraordinarias como las de un “estado de alarma”.

Esta ley afecta sin duda a toda la sociedad, verdadera protagonista de la educación, de la que formamos parte como Iglesia católica. Por ello, consideramos responsabilidad nuestra participar en el debate público en orden a su tramitación.

Para los obispos, "tras examinar con atención el actual Proyecto de Ley, nos parece tener que insistir en la necesidad de proteger y promover el derecho a la educación y la libertad de enseñanza, tal como se explicitan en la Constitución y en su interpretación jurisprudencial". 

A los obispos les preocupa que se recojan plenamente las consecuencias de estos principios en la nueva Ley, y en primer lugar el respeto por la responsabilidad y los derechos de los padres en la educación de los hijos. Si el Estado tiene una tarea principal en la defensa y la promoción del bien de la educación para todos, no es sin embargo el sujeto del derecho educativo". 

Demanda social y asignatura de Religión 

En este mismo sentido parece necesario que, a diferencia del actual Proyecto, la futura Ley siga recogiendo la “demanda social” en todas las etapas del proceso educativo, desde la libertad de elección de centro escolar, que incluye la gratuidad de la enseñanza sin discriminaciones, al trato en igualdad de condiciones de los diversos centros y a la libertad para su creación, afirman desde la Comisión Episcopal de Educación. 

Así mismo, consideran que la formación integral es un principio educativo recogido también por la Constitución. En consecuencia, no puede excluirse del ámbito escolar la educación de la dimensión moral y religiosa de la persona, de modo que ésta pueda crecer como sujeto responsable y libre. En este ámbito de conocimientos se sitúa la asignatura de Religión, como es habitualmente reconocido en los sistemas educativos europeos.

Los obispos insisten en que esta asignatura no puede plantearse de manera ajena a la identidad cultural, moral y religiosa de la persona. Pues esta identidad forma parte esencial de la realidad a cuyo conocimiento la escuela ha de introducir a la persona concreta. Conocer y comprender la propia realidad es el método adecuado para poder luego actuar con libertad". 

Mayoría del alumnado 

Para los obispos, la asignatura de Religión católica es una respuesta a estas exigencias en el caso de la mayoría del alumnado. Ciertamente puede ser integrada de varios modos en el área de conocimiento que le corresponda en el currículo, de modo que no se generen para nadie agravios comparativos.

De igual manera, habrá de respetarse el conjunto de exigencias propias de su presencia en el ámbito escolar, relativas a la metodología o al estatuto del profesorado. Pero no debe ser considerada ajena al proceso educativo. Por ello, debe ser una asignatura comparable a otras asignaturas fundamentales y, por tanto, evaluable de igual manera.

Vea las declaraciones de Mons. Carrasco: 

 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable