Conferencia Episcopal

Se habla de interés por remover a Luis Argüello como secretario de la Conferencia Episcopal

Le incluyen en todas las quinielas de nombramientos episcopales, últimamente también como posible vicario general castrense

Mons. Luis Argüello.
photo_camera Mons. Luis Argüello.

Salvo cambios de última hora, el mes de agosto será tranquilo en lo que refiere a nombramientos episcopales, a no ser que se precipite el anuncio del nuevo arzobispo castrense. Y en ese escenario de movimientos episcopales uno de los personajes más citados es Luis Argüello, secretario General de la Conferencia Episcopal.

Respecto a la designación de arzobispo general castrense, que sucederá al fallecido Juan del Río, según ha sabido Religión Confidencial se está esperando el momento oportuno, lo que apunta a que este nombramiento tiene sus derivadas.

Uno de los candidatos de los que se habla con profusión para ese cargo es el obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, aunque puede producirse la sorpresa de un nombre no esperado. Y en ese escenario aparece también el nombre de Argüello.

Remover al secretario

El obispo secretario, Luis Argüello, viene siendo centro de la atención mediática, incluso aunque no lo busque. Por su cargo y por sus comparecencias públicas, tiene un protagonismo involuntario, del que huye siempre que puede, y que sistemáticamente rechaza. Cuando se le saca el tema se muestra contrariado e incómodo.

Una de las circunstancias sorprendentes es que su nombre aparece sistemáticamente a propósito de casi todas las vacantes episcopales.

A ese respecto, en ámbitos religiosos hay una pregunta que, en las últimas horas, se ha hecho recurrente: ¿Quién está interesado en remover de su silla al obispo secretario general de la Conferencia Episcopal Española?

Arzobispo de todas partes

En esos ambientes se insiste: ¿A quién le interesa quitarse de en medio a monseñor Argüello? ¿Por qué la insistencia en hacerlo arzobispo castrense, arzobispo de Madrid, arzobispo de Valladolid, obispo de Salamanca, obispo de Ciudad Rodrigo o de Salamanca-Ciudad Rodrigo…?

Es una evidencia que el secretario y obispo auxiliar de Valladolid, ha sido el gran descubrimiento de este curso eclesial. Su claridad expositiva, la solidez de sus argumentos, su amplia cultura más allá de la teológica, su formación jurídica, y su sentido eclesial y de comunión le ha convertido en un protagonista indiscutible.

Independencia de criterio

Según cuentan a Religión Confidencial fuentes eclesiásticas, esta forma de actuar de Argüello ha levantado las sospechas de no pocos, sobre todo de los que no parecen digerir la independencia de criterio incluso en los organismos internos de la Conferencia Episcopal.

Fuentes de la calle Añastro destacan esa autonomía de juicio del obispo secretario en las reuniones internas de la Conferencia, en las que ha mantenido posiciones que no han gustado algunos componentes de la cúpula episcopal y a algunos obispos más, que ya están manejando nombres de futuros secretarios generales.  

Los indultos

Un caso reciente es la Comisión Permanente de la Conferencia sobre los indultos, cuyo desarrollo parece que ha marcado un antes y un después. Sin embargo, a pesar de lo que habló en ese órgano eclesial, Argüello cumplió el papel siempre difícil de ser portavoz de los obispos.

En la rueda de prensa posterior, transmitió lo que se había acordado con la presidencia de la Conferencia Episcopal, abstrayéndose de su criterio personal.

Estrategia de desgaste

En los últimos días se han intensificado las gestiones para sacar a pasear por casi todas las diócesis españolas a monseñor Argüello.

Las fuentes consultadas lo consideran una estrategia de desgaste que suele utilizarse para crear climas de opinión e influir en determinados ámbitos de Iglesia, principalmente en Roma. Aunque, quienes hacen esto, nunca se expresan en público en este sentido.

En esta campaña ha habido medios que han hecho incluso la lista de quejas y agravios contra Argüello. Quienes se sienten incomodos con su presencia, también utilizan, en privado, el argumento de las alabanzas que recibe de determinados círculos eclesiales y mediáticos.

Relaciones con el Gobierno

Hay un último dato decisivo que certifica este proceso de desgaste. Quienes están promoviendo esa campaña contra el obispo secretario desearían que no hubiera cortocircuitos en sus relaciones del episcopado con el Gobierno socialista.

En ese sentido, el próximo curso va a ser muy importante, porque el PSOE va en serio con la denuncia de los Acuerdos Iglesia-Estado. Y se han puesto sobre la mesa cuestiones tan complicadas como la futura Ley de Patrimonio y sus efectos demoledores para la Iglesia, sin olvidar el desafío de la abadía benedictina del Valle de los Caídos.

Por cierto que la visita de Argüello a la Abadía Benedictina de El Valle se realizó con el visto bueno, y la anuencia, del Presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Juan José Omella.

De acuerdo con las fuentes consultadas, se trata de cuestiones serias sobre las que monseñor Argüello tiene las ideas muy claras.

Mientras, el nuncio de la Santa Sede, Bernardito Cleopas Auza, ha tenido unos merecidos días de descanso visitando a su familia en Filipinas.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes