Conferencia Episcopal

La respuesta de García Magán, nuevo secretario general de la CEE, sobre si es conservador o progresista

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española ha elegido en primera votación y por mayoría absoluta, como secretario general al obispo auxiliar de Toledo

Mons. Francisco César García Magán, secretario general de la Conferencia Episcopal.
photo_camera Mons. Francisco César García Magán, secretario general de la Conferencia Episcopal.

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha elegido este miércoles 23 de noviembre, en primera votación y por mayoría absoluta, como secretario general a Mons. Francisco César García Magán, (60 años) obispo auxiliar de Toledo, tal y como adelantó Religión Confidencial. 

Los otros dos candidatos propuestos por la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal eran Mons. Arturo P. Ros Murgadas, obispo auxiliar de Valencia y Fernando Gimenez Barriocanal, vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española y presidente de la Cadena Cope.

El recuento de la votación ha sido la siguiente: García Margán 40 votos; Gimenez Barriocanal 14; Ros Murgadas 12; y 5 en blanco. 

Durante los próximos cinco años 

Según lo previsto en los estatutos de la CEE, ocupará el cargo durante los próximos cinco años. García Magán sustituye en el cargo a Mons. Luis Argüello García, nombrado en noviembre de 2018, pero que ha presentado su renuncia tras ser nombrado, el pasado mes de junio, arzobispo de Valladolid.

Esta mañana, el actual secretario general de los obispos españoles ha comparecido ante los medios de comunicación (se puede ver el vídeo aquí). Con un tono distendido, amable y con sentido del humor, García Magán se ha presentado ante la prensa "con la sorpresa y la novedad de este nuevo servicio que me han encomendado mis hermanos obispos. Que Dios les perdone por su ocurrencia", ha manifestado. 

El nuevo secretario general que no sabe todavía si será portavoz de los obispos ante los medios de comunicación, decisión que se tomará en los próximos días. 

La fe no es una utopía 

En su comparecencia, ha aprovechado a meter la cuña evangélica para hablar de Jesucristo y de la fe católica. "La fe no es una utopía, Dios actúa en la historia", ha sido una de sus frases. 

Este nuevo cargo, que es un servicio de la Conferencia para su información, para la adecuada ejecución de sus decisiones y para la coordinación de las actividades de todos los organismos de la Conferencia, lo afronta "con sentimiento de gratitud hacia mis hermanos obispos y con sentimiento de responsabilidad que me han trasladado". 

Diplomático de la Santa Sede 

Los periodistas le hemos preguntado sobre su relación con el Gobierno, la educación, los retos de la Iglesia católica, la pluralidad dentro de la Iglesia y también sobre si pertenece al sector conservador o progresista dentro de la Iglesia. 

Como diplomático al servicio de la Santa Sede desde 1991 a 2007 (fue oficial de la Secretaría de Estado y secretario y consejero de las Nunciaturas Apostólicas en Colombia, Nicaragua, Francia y Serbia) y a la pregunta de su relación con el Gobierno, ha recordado que el interlocutor es el presidente de la CEE (Omella) y que todo puede ser mejorable, aunque la relación de la Iglesia con el Gobierno es un proceso óptimo que está en marcha. 

No tiene un proyecto personal sobre qué iglesia quiere en España, porque "soy un obispo que me adhiero al proyecto de iglesia universal, a colaborar con lo que los obispos diocesanos demanden. Nos lo ha marcado muy bien el Papa Francisco", ha aseverado, para responder también a la prensa sobre la pluralidad dentro de la Iglesia: "La Iglesia no es uniforme, la catolicidad es pluralidad". 

También y a preguntas de los periodistas, ha hecho referencia a los abusos "un asunto condenable y reprobable. Hay un compromiso muy serio de la Iglesia, siempre hay que estar de parte de la víctima porque Jesús siempre ha estado al lado del sufriente". 

Conservador o progresista 

A la pregunta final sobre si es conservador o progresista (se ha reído) ha contestado: "Hay algunas etiquetas evidentes, y está claro que no soy ni bajo ni delgado. ¿Sobre si soy conservador o progresista? pues miré usted, yo no me etiqueto. ¿El Evangelio qué es,  conservador o progresista? Pues depende. En la Doctrina Social de la Iglesia y algunos textos de san Juan Pablo II sobre el trabajo hay propuestas que ni siquiera el programa del partido más de izquierdas se atrevería a asumirlos. Y sobre otros aspectos como que se defienda la vida, que se apueste por la familia, la importancia de la educación ¿eso es ser conservador?, pues no lo se?", señaló. 

A continuación se refirió a que en la Iglesia se apuesta por la caridad, el servicio a los demás, la compañía a los inmigrantes y la no discriminación a nadie, y no porque lo diga la Constitución sino porque lo dice el Evangelio. "Así que si soy progresista o conservador, pues lo que queramos etiquetar al Evangelio", concluyó. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?