Conferencia Episcopal

Fuentes eclesiásticas lamentan la precipitación de la visita de los obispos uruguayos a los 85 seminarios españoles

Las estancias máximas en cada diócesis son de solo un día o dos por lo que algunas fuentes sospechan que las conclusiones podrían estar ya redactadas

Mons. Joan Enric Vives junto a los obispos uruguayos.
photo_camera Mons. Joan Enric Vives junto a los obispos uruguayos.

El pasado día 11 de enero aterrizaron en España los dos obispos uruguayos designados ‘visitadores’ por el Papa, Milton Luis Tróccoli y Arturo Eduardo Fajardo, para realizar, durante los meses de enero y febrero, la anunciada inspección a los Seminarios Españoles

Se trata de una visita decidida en las más altas instancias, pedida reiteradas veces a los obispos españoles por el Dicasterio para el Clero de Roma, y que en gran medida responde al empeño del cardenal Juan José Omella y del obispo de Teruel-Albarracín, monseñor José Antonio Satué, ya desde sus años de oficial en esa Congregación.

Sobre los dos obispos elegidos para realizar la visita, hay que recordar lo que el Papa Francisco, en una reciente entrevista en el diario ABC, dijo: “La realizan dos uruguayos que valen oro, de lo mejorcito de América Latina”. 

Itinerario

La Conferencia Episcopal Española no ha hecho público el itinerario de la visita.

En una escueta nota de prensa el día en que los obispos uruguayos llegaron a España, señaló que “los visitadores fueron recibidos por el presidente de la Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, Mons. Joan Enric Vives, arzobispo de Urgell; y por el presidente de la Subcomisión de Seminarios; Mons. Jesús Vidal, obispo auxiliar de Madrid y administrador apostólico de Alcalá de Henares; además de por los secretarios de la Comisión, Juan Carlos Mateos y Sergio Requena. Después compartieron una comida con los miembros de la Comisión mencionada”.

Por la noche mantuvieron un encuentro con el Nuncio en España monseñor Bernardito C. Auza.

En los 85 seminarios

Los visitadores se harán presentes en los 85 seminarios diocesanos españoles: 15 de ellos Redemptoris Mater, pertenecientes al Camino Neocatecumenal; un interdiocesano en Cataluña; dos internacionales, el Colegio Eclesiástico Internacional Bidasoa, del Opus Dei, y el Colegio Mayor y Seminario Pontificio Comillas, de la Compañía de Jesús; y uno fuera de nuestras fronteras, el Colegio Español en Roma.

Religión Confidencial ha tenido acceso a la información que la Conferencia Episcopal ha transmitido a los obispos españoles con la especificación de las normas que se deben cumplir para la buena marcha de la inspección.

La visita que ha comenzado con dos rutas. La primera arrancó por el Seminario San Juan de la Cruz (Teologado de Ávila), que tiene su sede en Salamanca, y la otra desde el Seminario mayor San Fulgencio, de Cartagena-Murcia. Rutas cargadas de jornadas maratonianas.

Dos días

Se trata de un plan elaborado, en diálogo con Roma y con los visitadores, por la Subcomisión de Seminarios, que preside el obispo administrador apostólico de Alcalá de Henares, monseñor Jesús Vidal, con el apoyo de la Comisión Episcopal para el Clero y los Seminarios.  

Aunque la tipología de Seminarios y centros de formación es múltiple, en cada una de las etapas se propone que los visitadores se reúnan con el obispo u obispos, el Rector del Seminario, con los formadores, con los seminaristas, divididos en ciclos formativos, y, en el caso de que tuvieran también centro teológico, con las autoridades académicas y con los profesores. 

Este modelo de entrevistas se duplican en las diócesis donde haya Seminarios Redemptoris Mater u otros centros de formación, como puede ser el Seminario Internacional Bidasoa. La presencia máxima de los visitadores en una diócesis suele ser de dos días de media, salvo excepciones. También las hay de un día.

Poco tiempo

Lo llamativo en el diseño de la visita radica, según varias fuentes consultadas por Religión Confidencial, en que han solicitado que no se publique su identidad, y en el poco tiempo que los visitadores tienen en algunas etapas para cumplir con tan apretada agenda.

Este hecho está provocando alguna tensión y no pocas sospechas, como señala un formador de Seminario, sobre que las conclusiones pudieran estar ya redactadas.

Al margen de las recomendaciones que se puedan hacer sobre el grado de aplicación de la Ratio Fundamentalis, habrá que esperar a ver qué dicen los visitadores sobre el proceso de unificación de los Seminarios españoles y el futuro de los Redemptoris Mater.  

Precipitación

Las personas consultadas por Religión Confidencial destacan, sin embargo, la cercanía y la capacidad de escucha de los visitadores. Aunque lamentan la sensación de precipitación con la que se están llevando a cabo algunos de los encuentros, siguiendo la agenda prevista.

El pasado 25 de noviembre, el obispo secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal, monseñor Francisco César García Magán, aclaraba: “Veremos el fruto de la visita, que se puede traducir en recomendaciones o en determinaciones del propio Dicasterio. Los obispos estamos abiertos a lo que determine la Santa Sede, pero no hay ninguna preocupación por esa visita, sino que se ha acogido como un gesto de solicitud y de agradecimiento al Papa para querer venir a visitar nuestros Seminarios, con un sentido de fraternidad”.

La anterior visita a los seminarios españoles se hizo en 1992 por ocho obispos españoles designados para tal efecto.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable