Conferencia Episcopal

El Nuncio apostólico reivindica el derecho de la Iglesia a "exponer y vivir el Evangelio"

Discursos de Bernardito Auza y Ricardo Blázquez en la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española

Bernardito Auza en la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.
photo_cameraBernardito Auza en la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

Esta mañana, el Nuncio Apostólico en España Bernardito Auza ha asistido a la apertura de la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española en el que se elige nuevo presidente y se renuevan los cargos. 

En su discurso de inauguración, el nuncio ha felicitado a la Conferencia Episcopal por varias cuestiones, entre otras por la confección de los nuevos Estatutos que ya gozan de la recognitio de la Santa Sede con fecha del 3 de diciembre de 2019.

También, por la labor impulsada bajo las directrices del Santo Padre, buscando con empeño una profunda evangelización que se realiza "caminando juntos laicos y pastores". En esta línea, les ha felicitado por el exitoso Congreso para los Laicos del pasado mes de febrero. 

"La Iglesia no busca privilegios" 

Así mismo, ha hecho referencia a las palabras de Luis Argüello, Secretario General de la CEE y ha recordado que la Iglesia no busca "privilegios" en la sociedad, "pero tampoco aceptamos discriminación, y en estos aspectos que tanto importan al bien de todos, siempre cabe el encuentro para dialogar, por parte de esta Conferencia, con el Estado y con todas aquellas instituciones en las que se procura y decide el bien común".

Tras estas palabras, a continuación ha dejado claro que "la Iglesia, allí donde se encuentra, lo único que pretende es un espacio que garantice su libertad de exponer y vivir el Evangelio"

Abusos sexuales y atención a las víctimas 

Bernardito Auza ha hecho hincapié en otro asunto que le preocupa especialmente al Santo Padre: los abusos sexuales y atención a las víctimas. "Hace unos días, el 28 de febrero pasado, el Santo Padre ha instituido un Grupo de trabajo operativo (task force) para asistir a las Conferencias episcopales, a los Institutos religiosos y a las Sociedades de Vida apostólica en la preparación y actualización de las líneas guía en materia de la protección de los menores y adultos vulnerables". 

También, ha recordado el encuentro que tendrá lugar del 3 al 6 de octubre, de los Presidentes de las Conferencias Episcopales Europeas en Compostela, junto al Sepulcro del Apóstol Santiago, "meta de los caminos de una Europa que busca el espíritu que la construyó".

Por último, ha felicitado al cardenal Ricardo Blázquez por la tarea prestada al frente de la Conferencia Episcopal Española: "Eminencia, usted ha merecido la gran confianza que los Obispos han puesto en usted para ocupar esta grave responsabilidad, una confianza que los hermanos Obispos han mostrado en elegirle tres veces como Presidente". 

"Las elecciones no son un reparto de poder" 

Por su parte, el cardenal Ricardo Blázquez, en su amplio y completo discurso de apertura de la Asamblea Plenaria, ha tocado varios temas de interés eclesial: en primer lugar, ha hablado del "don de la vocación presbiteral" y "la penuria vocacional, que desde hace tiempo padecemos". En este sentido, Blázquez ha recordado el Plan de formación sacerdotal de la CEE que será una "ayuda preciosa para formadores, seminaristas, así como para la Iglesia en su conjunto". 

También ha hecho mención al Congreso de Laicos y ha explicado algunos cambios de los nuevos Estatutos de la CEE.

Pero sin duda, el momento que ha despertado mayor interés es su referencia a las elecciones de la Conferencia Episcopal que, según los Estatutos, la Asamblea tomará las decisiones por votación secreta. "De esta forma se garantiza mejor la libertad de cada votante. Esta libertad, además de respetar cuidadosamente las convicciones personales de los participantes, refleja la responsabilidad ante Dios de cada obispo a quien se ha encomendado el servicio pastoral de su diócesis", ha recordado el hasta ahora presidente de la CEE. 

A continuación, ha dejado claro que "las elecciones no son un reparto del poder", ni tampoco una "oportunidad de acumular prestigio, sino ocasión para mostrar disponibilidad al servicio".

Finalmente, ha agradecido la confianza que han depositado estos años los obispos españoles en su persona para presidir la Conferencia Episcopal. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable