Conferencia Episcopal

Cardenal Omella, nuevo presidente de la CEE, sobre el independentismo catalán: “La misión de la Iglesia es crear puentes”

El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, elegido vicepresidente de los obispos españoles

El cardenal Omella, nuevo presidente de la CEE.
photo_cameraEl cardenal Omella, nuevo presidente de la CEE.

El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona (73 años) ha sido elegido por los obispos españoles presidente de la Conferencia Episcopal. Estará al frente del cargo durante cuatro años. El cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, es el nuevo vicepresidente. 

Según ha podido saber Religión Confidencial, Omella no salió elegido en la primera votación, sino en la segunda, consiguiendo 55 votos frente al segundo más votado, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, que obtuvo 29 votos. 

Osoro ha salido elegido vicepresidente de la Conferencia Episcopal en tercera votación, con 47 votos frente a los 40 de Sanz Montes. 

Independentismo catalán
 

Con una sonrisa en el rostro como es habitual en él, Omella ha comparecido ante los medios de comunicación esta mañana junto al cardenal Ricardo Blázquez, que se despide de su cargo agradeciendo a los medios de comunicación su servicio de información sobre la Iglesia.

Además, Blázquez ha advertido que el nuevo presidente de la CEE "no manda en los obispos, sino que modera a los obispos".

El cardenal Omella ha sido muy breve en su exposición sobre su programa al frente de la CEE y ha mostrado en todo momento prudencia en sus declaraciones. Una de las características de su personalidad es buscar la concordia entre diferentes sectores.

Por eso, en las varias peguntas que han hecho los periodistas sobre su papel ante el Gobierno y las negociaciones con el independentismo catalán, ha dicho: "Colaboraré en lo que pueda; son temas delicados y la misión de la Iglesia es buscar siempre los caminos para crear puentes, de crear convivencia y fraternidad. Cuando hay voluntad de caminar juntos podemos conseguirlo y cuando queremos enfrentarnos eso al final siempre produce heridas, produce mucho dolor y eso no lo quisiera para nuestro pueblo español y para nuestra Iglesia católica". 

En este mismo sentido, a otra pregunta sobre la Memoria Histórica, se ha posicionado en la misma línea: "No es bueno para el pueblo español abrir heridas".

"Temor y temblor" 
 

Tras dar las gracias a los obispos españoles por la confianza que han depositado en él y manifestar que acepta este cargo con "temor y temblor" ha afirmado que tiene "un buen modelo a seguir: D. Ricardo Blázquez".

A preguntas de los periodistas sobre algunas leyes que próximamente pretende aprobar el gobierno (eutanasia, ley de educación etc.), el nuevo presidente de la Conferencia Episcopal ha expresado su deseo de " colaborar en lo que pueda" con el Gobierno español y ha abogado por un buen entendimiento entre Iglesia y Estado, por el encuentro y la fraternidad. 

Reforma educativa 

Respecto a la reforma educativa, siguiendo el mismo tono pausado y paciente que ha utilizado en toda la rueda de prensa, ha recordado las mismas palabras que viene manifestando Luis Argüello, secretario general de la CEE: "Iremos hablando poco a poco con el Gobierno. La Iglesia no busca privilegios pero sí queremos respeto".

Sector moderado 

A una pregunta de La Sexta sobre si, con su elección, había ganado el sector moderado de la Iglesia, Omella ha restado importancia a esta pregunta y sonriendo ha explicado: "Los obispos tratamos de colaborar entre nosotros en equipo y en comunión. Puede que haya diferentes sensibilidades, pero al igual que uno es alto o bajo". Omella ha insistido en la sinodalidad de los obispos españoles, es decir, trabajar juntos uniendo distintas perspectivas.
 

Coronavirus 


Por último, sobre las medidas que va a tomar la Iglesia en España para evitar contagios de coronavirus por ejemplo en las aglomeraciones de Semana Santa, ha comentado que la Iglesia seguirá las normas que indiquen las autoridades sanitarias.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable