Conferencia Episcopal

El cardenal Blázquez reprendió a los obispos por las filtraciones a los medios de comunicación

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal se caracterizó por la ausencia de acuerdos sobre los grandes temas pendientes

Cardenal Ricardo Blázquez.
photo_cameraCardenal Ricardo Blázquez.

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española, celebrada la pasada semana en Madrid, concluyó, una vez más, con un amargo sabor de boca. No solo por la ausencia de decisiones, sino también por las filtraciones.

En efecto, una de las intervenciones más llamativas estuvo protagonizada por el presidente, el cardenal Ricardo Blázquez, que se quejó a los obispos, en forma de sutil recriminación, de las filtraciones sobre lo que sucede en la Conferencia Episcopal a los medios de comunicación, singularmente a los medios digitales.

Por eso, en varios momentos y por diversos temas, hubo referencias críticas a la política informativa de la Conferencia Episcopal, que produce una no disimulada insatisfacción generalizada.

Sin acuerdos

Otra de las quejas tiene que ver con la falta de decisiones concretas en el seno de la Conferencia.

Según comentan varios obispos consultados por Religión Confidencial, “llevamos mucho tiempo sin que se concluya ningún trabajo”.

Además, la intensa semana de reuniones ha traído algunas notas curiosas que indican el tono en el que se encuentra esa institución que tiene como finalidad el ejercicio de la verdadera colegialidad.

Pederastia

La cuestión de la pederastia, que fue abordada durante no poco tiempo en una sesión con muchas intervenciones, marcó un debate en el que los obispos, no solo criticaron el proceso y el contexto de la Comisión anti-pederastia, que ya ha tenido dos reuniones, sino que propusieron múltiples medidas, tanto en ámbitos nacionales como diocesanos.

También hubo referencias a la campaña que lleva a cabo el diario “El País” desde hace varias semanas.       

Llamaron la atención los momentos de desconcierto general en el aula a la hora de aplicar el reglamento sobre cuestiones procedimentales.

Trabajos pendientes

Y sorprendió también que algunos trabajos que estaban pendientes, y que hacían referencia a cuestiones graves de la situación política y social de España, no se hayan querido llevar al Plenario de la Conferencia.

Una especie de autocensura que parece contradictora con el mensaje de abierta y colaborativa sinodalidad que se quiere transmitir a la opinión pública.  

Por último, las fuentes consultadas apuntan a un pronto y estelar protagonismo del obispo secretario general, monseñor Luis Argüello, que ha cogido con buen arte las riendas de la Plenaria.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo