Conferencia Episcopal

Argüello: "Hay que contar con Dios creador para abordar la nueva normalidad tras el Covid-19"

El secretario general de la Conferencia Episcopal habla de lo que está en juego en el mundo, de la crisis económica, de la libertad y de cuándo volver a misa

Mons. Luis Argüello, en rueda de prensa telemática.
photo_camera Mons. Luis Argüello, en rueda de prensa telemática.

El secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Luis Argüello, ha ofrecido la primera rueda de prensa telemática en la historia de la CEE desde su diócesis (Valladolid). En primer lugar, ha comenzado con un saludo de paz a todas las familias que han perdido un ser querido y una palabra de gracias a todos los que trabajan y sirven en tantos y tantos servicios. 

Se  dirigió también a los niños, en especial a los jóvenes: "Nos tenemos que dirigir a ellos con toda la ternura y todo el ánimo para decirles que juntos podemos afrontar todas las situaciones, pero es necesario también que sepan que es necesario el sacrificio". 

También se ha dirigido a los ancianos y personal de las residencia de mayores, en donde el COVID-19 ha sido especialmente virulento. El obispo auxiliar de Valladolid ha afirmado que en muchos de estos centros no se pudieron ingresar a los primeros enfermos y luego "se les ha exigido que funcionaran como un hospital".

Posteriormente, a preguntas de los periodistas, ha desvelado que muchos de estos ancianos ha fallecido sin los cuidados paliativos necesarios, muriendo de manera agónica, porque estas residencias no están preparadas para ser hospitales. 

"El cuidado de los niños, el cuidados de los ancianos y la despedida de los difuntos, marcan la civilización", ha señalado Argüello. 

Lo que está en juego 

Así mismo, Argüello se ha dirigido a "tantos y tantos que tienen miedo: Un niño pequeño vence el miedo por la presencia de sus padres, la presencia de su madre, y tiene la confianza en alguien más grande. Entre nosotros hay alguien más grande que nos ama infinitamente y que nos dice en Pascua: no tengáis miedo".  

El secretario general de los obispos españoles ha reflexionado sobre lo "que está en juego" tanto en la sociedad española como a nivel mundial. "La crisis sanitaria no ha terminado y ahora comienza la económica. Pero también hay una crisis política, en el sentido más noble y más profundo. Cómo organizar el bien común, la salida, la desescalada, pero sobre todo como organizar esta nueva normalidad" y ha puesto el acento en la palabra nueva.

También ha hecho referencia a que hay una crisis espiritual en el sentido de que "está en juego la libertad" y ha manifestado la tensión que se está produciendo en estos días entre seguridad y libertad, entre las razones sanitarias y la vida en libertad de los ciudadanos. "Está en juego la verdad ante las falsas noticias, el bien común y le principio de subsidiaridad", ha dicho.  

La pandemia acelera el cambio de época  

Tras enumerar las cuestiones que a partir de ahora están en juego, Luis Argüello ha constatado que la "pandemia global acelera el cambio de época. Se para el mundo y vivimos un cambio de época. También en el interior de la Iglesia hacemos una llamada a acelerar la transformación de nuestra forma de atención pastoral, conversión pastoral a lo que se refiere el papa Francisco".  

Así mismo, el secretario general de la Conferencia Episcopal se ha referido a la encíclica del Papa, Laudato Sí, sobre el clamor de la tierra y el clamor de los pobres, pero también la propuesta de familia con una antropología adecuada que tenga en cuenta a diferencia sexual en la transmisión de la vida.

"Hay que contar con un Dios creador para poder abordar la nueva normalidad, la puesta en cuestión de algunos de los pilares en los que se está construyendo la nueva normalidad del siglo XXI", ha manifestado Luis Argüello. 

Dinero, ciencia e individualismo 

El obispo auxiliar de Valladolid también ha hecho referencia al dinero y la ciencia, y a la tecnología "que no pueden solucionar todos nuestros problemas. Y que decir del individualismo, cuando ahora somos conscientes de la vinculación de unos con otros, de la dependencia de unos de otros. Todos reclamando a tener derechos, a tener cualquier tipo de derechos, y ahora se nos convoca al deber, a pensar en lo que podemos hacer por los demás, antes de los que los demás hacen por nosotros", ha manifestado. 

Así mismo, en este discurso profundo y antes de que los medios de comunicación le formularan las preguntas, Argüello ha sentenciado que "la pandemia nos ha despertado del peligro de la humanidad: el delirio de la omnipontencia". 

Además, ha nombrado al filósofo alemán Habermas de 90 años, (no creyente) quien ha manifestado que la reconstrucción debía contar con el núcleo de la ética cristiana, el amor. Todos los creyentes forman una comunidad universal y fraternal, teniendo en cuenta su individualidad. 

En este paso adelante que hace la Iglesia católica, hace una llamamiento a que obispos, presbíteros y fieles par que donen parte de sus sueldos para ayudar a los más vulnerables y a los que más sufren las consecuencias del coronavirus. También ha recordado que en las parroquias se ha suprimido las colectas y que eso ha mermado también el sostenimiento de las mismas. 

 Situación confusa en los artículos 7 y 11 

Ya a preguntas de los periodistas, ha respondido a algunas cuestiones que preocupan a los fieles y que se han producido en estos días. 

En cuanto a la libertad  de culto para los fieles, ha subrayado que “hemos llamado a quedarse en casa.  Los templos en muchos lugares han estado cerrados, pero la Iglesia se ha mantenido abierta. Una cuestión es el templo y otra la vida de la Iglesia. Que se ha  mantenido  a través de una creatividad pastoral extraordinaria".

Sin embargo ha reconocido que entre el artículo 7 y el artículo 11 del  Decreto del  Estado de alarma se ha producido alguna confusión, puesto que reconoce esta situación  y el art. 7, no decía explícitamente nada sobre las salidas para el culto, que son los artículos que están regulando estas cuestiones”. “Ni siquiera en el estado de excepción puede suprimirse la libertad de culto”, ha aclarado el secretario general de la CEE.

En este sentido, se refirió a la intervención de la Policía desalojando la catedral de Granada, que para Argüello le pareció desmedida ya que "no respeta ni el 11 del estado de alarma ni el 16 de la Constitución Española”.

Cuándo volver a misa 

En relación a la desescalada en lo que se refiere al culto religioso, “sobre todo para la progresiva salida, queremos clarificar la situación del culto con el gobierno. La presencia y celebración de la fe tiene mucha importancia para los cristianos. Por eso, siguiendo todas las recomendaciones, deseamos que el culto vuelva a la sociedad. Es muy importante que la eucaristía pueda celebrarse con pueblo, progresivamente”.

En este sentido, Argüello ha anunciado que están en contacto con expertos sanitarios para ver cuál es la mejor forma de volver a asistir a misa que quizás sea con mascarilla", manteniendo la distancia física entre los fieles y también están estudiando la mejor manera de distribuir la comunión que no suponga un riesgo de transmisión del coronavirus. 

También se ha referido a la renta mínima vital que prepara el Gobierno, considerando que es necaria pero advirtiendo que no debería ser un subsidio permanente. "Hay que evitar que la renta mínima le haga el juego al capitalismo internacional que descarta a las personas". 

Por último, ha anunciando que entre 65 y 75 sacerdotes han muerto en España por Covid-19 desde el inicio de la pandemia, la mayoría, en el ejercicio de su ministerio sacerdotal. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?