Conferencia Episcopal

Nombramientos episcopales: los obispos confían en el Nuncio por hacer su trabajo sin interferencias

La Plenaria de la CEE ha discurrido en buen tono, con una agenda marcada por la sinodalidad, la inminente visita Ad Limina de los obispos a Roma y la pederastia

Asamblea Plenaria de los obispos.
photo_camera Asamblea Plenaria de los obispos.

Por más que las jornadas en la 118 Asamblea Plenaria se hayan sucedido con una acumulación inusitada de temas, se podría decir que esta reunión de otoño de los obispos comenzó y concluyó con un solo tema: el acierto del señor nuncio en España, monseñor Bernardito Cleopas Auza, por los recientes nombramientos. 

El día que comenzaba la Plenaria, se hacían públicos oficialmente los nombramientos del arzobispo castrense, del obispo de Salamanca y Ciudad-Rodrigo y del obispo auxiliar de Toledo.

Era un lugar común que el candidato para arzobispo castrense de destacados miembros de la cúpula de la Conferencia Episcopal, con la cobertura de los aditamentos, no era el finalmente designado. Se había impuesto la tenacidad, el buen hacer y la rectitud de su criterio.

Buena sintonía 

Frente a quienes siguen anclados en sus fantasías de atribuir al cardenal Rouco, - por no decir al cardenal Segura, a don Marcelo o al cardenal Cisneros- los últimos nombramientos, los obispos han podido comprobar que la normalidad en los procesos es un buen síntoma. 

Respecto al nombramiento de Salamanca, había funcionado el “Clan de Ávila”, el obispo saliente, Carlos López, de Ávila, el entrante, José Luis Retana, de Ávila, el metropolitano, cardenal Blázquez, de Ávila. Con una lógica esperanzada.

Esta circunstancia hizo que la mayoría de los obispos se relajaran y respirarán con la seguridad psicológica que les da que monseñor Auza haya tomado las riendas de la Iglesia y haga su trabajo sin interferencias.

Sinodalidad 

Así, la Plenaria ha discurrido en buen tono, sin aparentes sobresaltos, con una agenda del orden del día marcada, entre otros temas, por la Sinodalidad, la inminente visita Ad Limina de los obispos a Roma, que comenzará a mediados del mes de diciembre con las archidiócesis del norte de España –excepto Cataluña -, los asuntos presupuestarios, el Compliance, un documento sobre la situación moral de la sociedad española, sobre los ancianos y la soledad, y el eterno tema de la pederastia.

Si hay un grupo humano que actúa con libertad es el de los obispos. No suele ser permeable a las presiones externas, ni de los gobiernos, ni de los medios de comunicación. Durante los días previos, varios publicaron noticias sobre la supuesta petición de un grupo de obispos para que en España se haga un informe, en forma de causa general, sobre la pederastia.

Acompañamiento a las víctimas 

En esta Plenaria, lejos de actuar al dictado de los medios, se han dado pasos importantes en la clarificación jurídico canónica, en el acompañamiento de las víctimas, en el seguimiento de los casos, tanto a nivel diocesano como de la Conferencia Episcopal, sobre los asuntos relacionados con la pederastia. Nadie se ha lanzado a hacer ningún experimento que les puede traer más de un dolor de cabeza, sabedores además de que cuentan con los apoyos que deben. 

De entre los otros temas que se trataron está el de la enseñanza de la religión en la escuela y la cuestión del Curríuculum en lo referido a competencias y contenidos, con una efectista intervención de monseñor Carrasco Rouco.

33 obispos eméritos 

Esta plenaria ha sido también la Plenaria de los eméritos, que han vuelto a la calle Añastro después de las ausencias provocadas por la pandemia. En este momento hay en España 33 obispos eméritos. Casi una docena de ellos han pasado estos días en fraternal comunión.

También ha habido algunas intervenciones destacadas de los eméritos, como la del de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, protestando por que los eméritos no puedan ir a Roma a la visista Ad Limina.

Una noticia curiosa de esta plenaria es el cambio en la Revista Ecclesia, que pasa, en la edición de papel, a convertirse en un mensual, con una redacción integrada en el Grupo Ábside. Esto significa que la Conferencia Episcopal refuerza su proyecto mediático y también su oferta de contenidos en la web.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?