Católicos

Vídeo: religiosas explican su vocación en la Jornada Mundial de la Vida Consagrada

Las redes sociales publican testimonios de consagrados hablando de su misión. Los obispos españoles recuerdan que “la vida consagrada es presencia del amor de Dios"

Monjas realizan una exhibición de boxeo para recaudar fondos de una obra social.
photo_cameraMonjas realizan una exhibición de boxeo para recaudar fondos de una obra social.

La Iglesia celebra hoy 2 de febrero la Jornada Mundial de la Vida Consagrada. Para conmemorar este día, religiosos de todo el mundo ofrecen su testimonio de vida y explican su vocación en las redes sociales y en sus páginas web. 

Por ejemplo, la Archidiócesis de Guayaquil (Ecuador) publica un vídeo con el testimonio de una religiosa, de la Instituto Siervas del Hogar de la Madre, en el que explica su vocación. "La consagrada no se define por lo que hace sino por lo que es. Por lo tanto para mi es una mujer, en mi caso, a la que el Señor le concede vivir en plenitud lo que es la vocación de una mujer, que es ser esposa y ser madre. Es estar llamada a vivir el amor esponsal con Dios, un don enorme y precioso, ser totalmente de él y él totalmente mío, y ser madre, no para dar vida a chiquillos, sino dar vida a toda la humanidad, dar vida para el cielo". 

Otra misionera Eucarística de Nazareth explica que la vida consagrada es "vivir en plenitud, aprender a vivir la libertad de una persona, y descubrir en todo lo que haces a este Dios que te dice: Te amo". 

También, Ayuda a la Iglesia Necesitada de México publica un vídeo titulado "La vida consagrada, don de la Iglesia" en el que muestra momentos en la vida de las religiosas: desde la oración, hasta el canto, pasando por su labor educativa y social. 

Misa especial del Papa Francisco 

Como todos los años, el sábado 2 de febrero, el Papa celebrará una misa especial dedicada a los religiosos y religiosas, con motivo de la Jornada de la Vida Consagrada.

La ceremonia comenzará con la tradicional procesión de velas, por la que esta fiesta en muchos lugares se conoce como la Candelaria, informa Rome Reports. Con este encuentro anual la Iglesia católica rinde homenaje a las miles de religiosas y religiosas que trabajan en todo el mundo.

Según las estadísticas oficiales, el 1 de enero de 2017 había 52.625 religiosos, - 1.604 menos que el año anterior-  y 659.445 religiosas, casi 11 mil menos que en 2016. 

Obispos españoles 

“Padre nuestro. La vida consagrada presencia del amor de Dios ” es el lema de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada  fiesta de la Presentación del Señor en el templo. "Un día de especial agradecimiento al Padre nuestro", recuerdan los obispos españoles que destacan así mismo, que “la vida consagrada es presencia del amor de Dios. Cada consagrado, con su vida y testimonio, nos anuncia que Dios Padre, es un Dios que ama con entrañas. Su Hijo Jesús nos enseñó una oración, el padrenuestro, que expresa la relación que Dios tiene con cada uno de nosotros, sus hijos y sus consagrados”.

En todas las diócesis de España celebran este día con especial interés, y destacan en sus redes sociales o web el valor de la vida consagrada. Por ejemplo, para el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, la vida consagrada es "un desmentido a la idolatría del dinero, el sexo y el poder", dice en un Tweet. 

Mensaje de la presidenta de Confer 

Así mismo, la presidencia de la Conferencia Española de Religiosos (CONFER) ha hecho público su mensaje para la Jornada Mundial de la Vida Consagrada que se celebra mañana sábado 2 de febrero.

En él, la presidenta, María Rosarío Ríos, ODN, y el vicepresidente, Jesús Antonio Díez, OP, expresan que hacer presente el amor de Dios, ser como Vida Consagrada presencia del amor de Dios, pasa por dejar que el Señor Jesús nos modele, nos vaya configurando a su modo, nos haga partícipes de su misión, nos haga mujeres y hombres que, con Él y como Él, pasan por el mundo haciendo el bien (Hch 10, 38).

También señalan que celebrar la Jornada de la Vida Consagrada, sea para todos nosotros ocasión de seguir ahondando vitalmente en la experiencia de Dios que late en el Padre Nuestro y que nos aliente a ser humildemente, cada día, presencia cercana de su amor para aquellos que, de distintos modos, sufren más la ausencia del amor en sus vidas.  

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?