Católicos

Un sacerdote pudo dar la Unción a Alex antes de fallecer. Miles rezan por su hermano Diego, en estado crítico

Cientos de personas arroparon ayer a la familia de estos dos hermanos, antiguos alumnos del colegio Tajamar, tras el fatídico accidente mortal en moto

Alex y Diego Ruiz de los Ríos. Fuente: Twitter.
photo_camera Alex y Diego Ruiz de los Ríos. Fuente: Twitter.

La noche del pasado martes el WhatsApp echaba humo. Quienes conocíamos a la familia Ruiz de los Ríos (sus padres Marco y Virginia y sus cinco hijos) no dábamos crédito a lo que estábamos escuchando. Nos quedamos todos en estado de shock. Una tristeza nos invadió y la oración brotó a borbotones. 

Los hermanos Diego y Alex, de 25 y 23 años, en una noche lluviosa, iban en moto cuando colisionaron contra un coche en la Castellana en Madrid. Alex murió casi en el acto y a Diego le estabilizaron y le llevaron al Hospital Clínico. Eran antiguos alumnos del colegio Tajamar de Madrid. 

Todo el colegio y miles de personas, se han unido en una cadena de oración por el alma de Álex, por la recuperación de Diego que se encuentra en estado crítico, por sus padres y por sus otros tres hermanos. Diego sufrió un traumatismo craneoencefálico severo. Ha sido operado varias veces. 

En el colegio Tajamar se han ofrecido Misas por el eterno descanso de Álex, por su familia y por la recuperación de Diego. 

 

Un sacerdote llegó a tiempo 

Me cuentan que, providencialmente, un sacerdote fue el primero en llegar al lugar del suceso. El accidente ocurrió delante de él. Se acercó a cada uno y les dijo: "Soy sacerdote. Si queréis os doy la absolución". Ambos asintieron. Al parecer, Alex le apretó la mano antes de morir. Este relato sobrecoge y llena de esperanza. 

Ayer por la noche, en el Tanatorio de la Paz de Tres Cantos de Madrid no cabía ni un alma. Cientos de personas acompañaron y arroparon a la familia para despedir a Alex. Los padres y hermanos demostraron mucha entereza, pero sin poder contener las lágrimas. 

Mirando a la Cruz 

Los que les conocen relatan cómo esta familia está sobrellevando esta pérdida y esta tristeza mirando a la Cruz, mirando al Señor. Se consuelan en la fe, sin entender los planes de Dios pero aceptando su Voluntad. 

Me cuentan también que la familia está impactada por todas las muestras de cariño que están recibiendo de familiares, amigos, compañeros, sacerdotes....

Diego sigue luchando. Y todos nos unimos a la familia en oración intensa y suplicante por él. 

Esto es lo que dice un compañero de Alex de catequesis: "Me acabo de enterar y estoy rotísimo. Tuve el inmenso honor de conocer a Alex este año, ambos fuimos catequistas en la misma parroquia, él los domingos y yo los sábados".

Alex ya está con el Señor. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?