Católicos

Presidente del Comité de Ética de Comillas: “Aprobar la eutanasia sin cuidados paliativos es un acto de cinismo”

Javier de la Torre, profesor de Bioética y Teología Moral, insta a los políticos a arreglar los problemas sociales para que un enfermo no desee la muerte

Francisco Javier de la Torre.
photo_cameraFrancisco Javier de la Torre.

La regulación de la eutanasia está presente en el debate político. Partidos como Unidas Podemos o incluso el PSOE consideran el suicidio asistido un derecho, y Ciudadanos también pide su regulación de manera garantista. PP y Vox se oponen.

Para clarificar el debate y aclarar ciertos términos como eutanasia, sedación paliativa o suicidio asistido y sus implicaciones morales y sociales,  Javier de la Torre, profesor de Bioética y Teología Moral en la Universidad Pontificia Comillas, y presidente del Comité de Ética del mismo centro, presenta su libro ‘La eutanasia y el final de la vida’. 

¿Es posible una regulación sin que se produzcan deslizamientos hacia casos no deseables o ampliaciones a un número cada vez mayor de casos? ¿Cuáles son las consecuencias para los más vulnerables de la sociedad? ¿Y para la profesión médica? ¿Son los deseos de morir verdaderamente autónomos?, son algunas preguntas que plantea de la Torre, también director de la Revista Iberoamericana de Bioética.

En el libro, editado por el Grupo de Comunicación Loyola, se ofrecen todos los argumentos –jurídicos, históricos, culturales y religiosos– para que el lector obtenga su propio criterio.

Casos mediáticos de eutanasia 

En declaraciones a Religión Confidencial, de la Torre desvela que el libro aborda algunos casos que han saltado a los medios de comunicación, como por ejemplo, la indicación del Hospital de Alcalá de Henares de no reanimar a una paciente en estado terminal. La familia demandó y el juez ordenó al centro aplicar la reanimación cardiopulmunar si recaía. "El hospital en ningún modo estaba aplicando la eutanasia. Esta medida forma parte del protocolo", explica el presidente del Comité de Ética. 

El profesor de Bioética emplea un capítulo del libro para aclarar la posición de la Iglesia al respecto, así como de otras confesiones religiosas como los judíos y musulmanes, que recientemente han firmado un acuerdo conjunto contra la eutanasia y el suicidio asistido. 

Javier de la Torre, no obstante, deja claro que el final de la vida y paliando el dolor al paciente, con una acompañamiento adecuado en todos los niveles "lo humano y cristiano es no alargar precariamente la existencia" , argumento defendido por la Iglesia católica. 

Otro caso que aborda es el de Ángel Hernández, el marido que ayudó a morir a su mujer enferma de esclerosis múltiple. "Esta mujer no recibió ni cuidados paliativos, ni un adecuado tratamiento para el dolor, ni recibió la asistencia de un equipo profesional de psicólogos. ¿Eran sus deseos de morir verdaderamente autónomos? Aprobar una ley de eutanasia sin unos cuidados paliativos de calidad, es un ejercicio de cinismo y un fracaso social y político", afirma Javier de la Torre a RC. 

Este es uno de los motivos por las que el profesor de Teología Moral considera que es un deber prioritario proporcionar en nuestra situación actual de deterioro de los sistemas sanitarios unos cuidados paliativos de calidad que alcancen a todos. 

Así mismo, hace un llamamiento a los partidos políticos y gobernantes a solucionar los problemas sociales para que un enfermo no desee antes de tiempo la muerte. 

Consecuencias para los más vulnerables

El autor ofrece interrogantes más allá de las consecuencias ante una posible aprobación de la eutanasia, como las consecuencias para los más vulnerables de la sociedad y para la profesión médica. 

En este sentido alerta de la deriva de países como Holanda o Bélgica, en los que se practican dos tercios de los suicidios asistidos y eutanasias de todo el mundo y en donde se permite la eutanasia para enfermos psiquiátricos sin sufrimientos físicos, incluso para los menores. 

El problema que puede acarrear la legalización de la eutanasia, entre otros, es que personas mayores o enfermas se enfrente al final de su vida con miedo, les obsesione ser una carga para sus familias, la sociedad o la economía y "se pasaría de casos deseados a situaciones de personas mayores y con depresión abocadas a la eutanasia sin desear la muerte. Se estaría produciendo un abuso de la ley", expone Javier de la Torre. 

El protagonismo lo tiene el paciente 

Javier de la Torre, define la eutanasia como “la actuación de un profesional sanitario que produce de forma deliberada la muerte de su paciente con una enfermedad irreversible, porque este, siendo capaz, se lo pide de forma expresa, reiterada y mantenida, por tener una vivencia de sufrimiento derivada de su enfermedad que experimenta como inaceptable, y que no se ha conseguido mitigar por otros medios”. 

Las clave en la eutanasia son la petición deliberada, voluntaria, expresa y reiterada del enfermo; la aplicación por el profesional sanitario, realizada sin dolor y en interés de la persona, y que se produzca en una enfermedad irreversible.

En contraposición, de la Torre aclara términos como asesinato –matar a alguien con alevosía–, homicidio –matar a alguien sin alevosía–, omisión del deber de socorro profesional –los profesionales sanitarios deniegan o abandonan la asistencia sanitaria–, negligencia profesional o mala praxis y rechazo de tratamiento o denegación de consentimiento: el protagonismo lo tiene el paciente.

Capítulo a capítulo va desgranando todas las cuestiones relacionadas con el final de la vida, desde la más pura definición ejemplificada de casos reales y concretos hasta los códigos que rigen la sociedad en España como en el resto de Europa, porque Javier de la Torre pretende “llegar al corazón de muchas personas y clarificar algunas cuestiones”.

Este libro es fruto de una larga reflexión sobre las cuestiones del final de la vida enmarcado en el Grupo de Trabajo de UNIJES (Universidades Jesuitas de España) integrado por la Universidad de Deusto, el Institut Borja de Bioètica de la Universidad Ramon Llull, la Cátedra Andaluza de Bioética de la Facultad de Teología de Granada y la Cátedra de Bioética de la Universidad Pontificia Comillas. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes