Católicos

El responsable de la pastoral del Circo, premio Alter Chirstus a la labor sacerdotal

También han sido galardonados sacerdotes que ayudan a la vida consagrada, a las familias y personas sordociegas

Galardones Alter Christus 2019.
photo_cameraGalardones Alter Christus 2019.

El Regnum Christi ha entregado el pasado lunes los VI Galardones Alter Christus con los que quiere reconocer y poner en valor la entrega y contribución de los sacerdotes a las personas y a la sociedad. Estos premios han reconocido la atención a la vida consagrada, a las familias, la atención pastoral en el mundo del circo y también a los sordos y sordociegos.

En esta VI edición, los galardonados han sido Alberto José González, por su dedicación a la vida consagrada en la diócesis de Córdoba; Michael Ryan, L.C., por su dedicación a las familias; José Aumente, responsable nacional de la pastoral del Circo; y Sergio Buiza, por su labor atendiendo a sordos y sordociegos en la diócesis de Bilbao y en todo el territorio nacional.

“La vida en el circo es durísima”

José Aumente recibió el premio con “alegría y orgullo”, porque “la categoría a la que sirvo es muy sencilla y no cuenta nada para nadie, o para pocos”, dijo. “Los circenses casi siempre estorban en todos los sitios. Nunca tienen una morada, no conocen la expresión ‘vuelvo a mi casa’”, repitió. Y de hecho puso el ejemplo de que “el anciano más anciano” de los circos españoles tiene 102 años y sigue yendo de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, en su roulotte. Y se preguntó: “Si le dejan en una residencia, ¿quién le va a visitar?”.

“Creo que la Iglesia tiene que mimar a los circenses -continuó- porque son ejemplo del pueblo errante del Antiguo Testamento y también del Nuevo, porque Jesús era itinerante”. La gente del circo es así: “Van anunciando lo que saben, la alegría, una alegría sana donde pueden ir los niños, mayores, viejos y jóvenes: en un espectáculo circense no sobra nadie y son gente sana sanísima y religiosa, muy religiosa”.

Explicando su trabajo pastoral, señaló que en Alter Christus “os habéis fijado en que hay una Iglesia en camino: es una pastoral durísima la vida en el circo para la gente que trabaja ahí y para el cura que les va a visitar-explicó-. Pero es una belleza porque es un pueblo religioso, la familia es una piña, y es una gozada cómo en el siglo XXI la familia en el circo se conserva sana”.

Y pidió, aprovechando la presencia del Cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, “que se les constituya en ‘parroquia personal’. Es muy triste que haciendo un bautizo aquí y otro allá, los expedientes estén repartidos por la geografía española. La Iglesia es madre y tiene que ir a por ellos”, dijo, pidiendo una mayor adaptación a la realidad de este pueblo nómada.

“Los sordos también desean vivir con hondura su fe”

Por su parte, este sacerdote bilbaíno responsable de la pastoral del sordo en su diócesis y a nivel nacional llamó la atención sobre la responsabilidad que tiene “toda la comunidad creyente a acoger y no rechazar; a integrar y vivir unidos”, y esto afecta de forma especial a los sordos y sordociegos.

Señaló que aceptaba y agradecía al Regnum Christi el galardón como “una gota de agua, porque se ve en Alter Christus un trabajo sencillo, humilde… y yo me veo a mí también como un eslabón en una cadena que ha empezado hace mucho y que va adelante en la transmisión de la fe de los sordos y ciegos que también desean vivir con hondura su fe”.

También agradeció el trabajo de los intérpretes durante el evento, ya que dos personas tradujeron en lengua de signos para los asistentes sordos y sordociegos que acudieron a la cita para acompañar a Buiza. “Ellos son un puente en la integración y son testimonio de fe que acompaña”, afirmó.

Cuidar el amor en el matrimonio 

“Desde que soy sacerdote he sentido siempre una atracción hacia las familias”, explicó el P. Michael Ryan. Y el contacto pastoral con las familias de este sacerdote, que también es profesor universitario, le hizo descubrir que muchos matrimonios no eran felices o no todo lo felices que creía que podían serlo.

Invitó a los matrimonios a cuidar dos amores: “El amor fino, haciendo lo que sea para hacer feliz a la persona amada, porque el amor es un puente que necesita que cada uno aporte más del 50%”. Y por otro lado el amor generoso “que es la oración, profundizar el sacramento, y fortalecer el sacramento para que sea el matrimonio un pedazo de Cielo en la tierra”.

Por su parte, Alberto José González, premiado por su dedicación a la vida consagrada en la diócesis de Córdoba, destacó en su intervención el papel tan especial que tienen los consagrados y consagradas en la vida de la Iglesia. Y dirigiéndose especialmente a los sacerdotes, les invitó a “renovar el propósito de querernos, de no etiquetarnos, de escucharnos y de alentarnos a la santidad”.

"El Papa agradece estos premios" 

También intervino clausurando el encuentro el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, y lo hizo agradeciendo “lo que nos habéis dado: la valentía de colocar a la persona en el centro. Los cuatro galardonados nos habéis enseñado esto: lo importante que es poner a la persona en el centro como hizo Jesús”.

También quiso destacar la disponibilidad de los cuatro sacerdotes, “el que tengáis la valentía para ser personas disponibles, de servir, que significa sobre todo inclinarse hacia quien tiene necesidad y tender la mano sin cálculos, sin temor, con ternura, con comprensión, como Jesús al lavar los pies de los apóstoles”. Un servicio a los sacerdotes, las familias, el mundo del circo, el mundo de los sordos creando “relaciones humanas de cercanía y vínculos de solidaridad, entrega y pasión por esas personas, porque eso repercute en bien de toda la Iglesia del mundo. Estáis construyendo y haciendo esa Iglesia”.

Finalmente, agradeció al Regnum Christi “por hacer estos premios de esta forma tan sencilla pero significante en estos tiempos que estamos viviendo”, dijo. “Y con toda seguridad el Papa, que he hablado con él esta mañana, conociendo su sensibilidad, agradece estos premios también”. 

En la entrega de los premios, presidido por el director de Alter Christus, P. Ángel Llorente, LC, también estuvo presente Joseba Segura, obispo auxiliar de Bilbao, en representación monseñor Mario Iceta. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes