Católicos

El obispo de Astorga preside la primera jornada del curso de protección de menores

Mons. Juan Antonio Menéndez: "Todos debemos trabajar para que la Iglesia sea un lugar completamente seguro para niños y adolescentes"

Mons. Juan Antonio Menéndez presidiendo la Eucaristía.
photo_cameraMons. Juan Antonio Menéndez presidiendo la Eucaristía.

El primer curso profesional que organiza la Iglesia sobre protección de menores ha comenzado a andar. Convocado por el Instituto de Vida Religiosa (claretianos), el pasado 2 de marzo tuvo lugar la primera jornada presencial a la que asistieron un buen número de religiosos, clérigos y catequistas de distintas instituciones religiosas. 

Estuvo presidida por quien ahora es la cabeza visible en el episcopado español para prevenir, detectar y atajar los abusos a menores, el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez presidente de la Comisión Episcopal para la prevención y la protección de los menores. 

Ayudar a las víctimas 

Con motivo del evangelio del día, “dejad que los niños se acerquen a mí”, el obispo de Astorga insistió en la determinación de la Iglesia universal, con un empeño expreso del Papa Francisco: la actitud de cuidado y cercanía hacia los niños y adolescentes, y la convicción de "todos de ayudar a las víctimas y trabajar para que la Iglesia sea un lugar completamente seguro". 

Así mismo, explicó a los asistentes cómo está experimentando toda esta situación que tan de cerca le está tocando vivir y, al mismo tiempo, explicó la creación y el funcionamiento de la Comisión creada en su diócesis recientemente. Como adelantó Religión Confidencial, el llamado "protocolo de Astorga" contra abusos a menores, está sirviendo de punto de partida para que distintas diócesis españolas ponga en marcha medidas anti-pederastas. 

Celibato y abusos 

En esta primera jornada intervino el sociólogo Javier Elzo  quien en su exposición recordó algunos informes más duros sobre los abusos en la Iglesia como los realizados en Australia, Alemania, Pensilvania. También se refirió a la cuestión de una supuesta relación entre celibato y abusos, quien afirmó que no estaba claro: “La cuestión no es celibato sí o celibato no, sino cómo se vive la sexualidad célibes y casados”.  

Asimismo, abogó por un mayor protagonismo de la mujer en responsabilidades eclesiales. 

Una carta sobrecogedora

La jornada también acogió el testimonio de una víctima, que aunque no estuvo presente en la sesión, se leyó una larga carta a cargo del P. Lino Díez que lleva más de cinco años acompañando el proceso de una mujer que sufrió, por parte de su párroco, una situación de abusos sexuales cuando era una niña de seis años y que se prolongaron durante tres años. 

La escucha de la carta causó un sobrecogimiento en la asamblea y  pidió al P. Lino que le transmitiera su agradecimiento y solidaridad a esta persona por haber abierto su corazón y haber compartido, no solo el infierno que pasó, sino el difícil proceso de reconstitución vital, aún no concluido, explica el ITVR en un comunicado. 

Asociación Betania

La jornada concluyó con una conferencia de Mª Teresa Compte, presidenta de Betania y una de las profesoras del curso, que explicó de un modo más general las claves del acompañamiento a las víctimas basado en la importancia de la escucha, la ayuda, la terapia, la familia... Manifestó su convicción de que, a pesar de todo, se puede salir de la situación si “somos capaces de comprometernos todos en poner a la víctima en el centro de nuestra intervención”. 

Betania es la primera asociación en España para ayudar a víctimas de abusos, poniendo énfasis en la acogida y el acompañamiento de las mismas.  

El ITVR imparte por primera vez este Curso para la Protección de Menores en colaboración con el Centre for Child Protection de la Pontificia Universidad Gregoriana en el que participan más de 50 alumnos: sacerdotes, miembros de la vida consagrada y laicos con importantes y significativas responsabilidades eclesiales (provinciales, directores de la CEE, directores de instituciones educativas, formadores, miembros de curia diocesana, párrocos, responsables pastorales…).

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable