Católicos

Mons. Gómez en el Congreso CyVP: “Ciertos líderes elitistas piensan que el cristianismo es un estorbo para el tipo de sociedad que esperan construir”

El presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos asegura que “las instituciones eclesiásticas y las empresas cuyos propietarios son cristianos, son cada vez más hostigadas”

Mons. José H. Gómez en el 23 Congreso CyVP.
photo_camera Mons. José H. Gómez en el 23 Congreso CyVP.

El presidente de la Conferencia Mons. Gómez Velasco ha abierto el 23 Congreso de Católicos y Vida Pública con una ponencia titulada "Reflexiones sobre la Iglesia y las nuevas religiones de Estados Unidos". 

Ha sido presentado por Mons. Mario Iceta, obispo de Burgos, quien ha hecho referencia al cambio de época en el que estamos inmersos: "Un cambio de época marcado por un cambio en la concepción antropológica del ser humano", ha dicho. 

En este sentido, Iceta ha advertido que en la modernidad "la libertad es concebida como un absoluto" y en donde la naturaleza no se ve como un don del creador, sino que el ser humano da sentido a la creación y a la sexualidad transformada en género". 

Nuevas ideologías 

Durante su discurso de inauguración, Gómez ha abordado un "tema serio, delicado y complicado: relativo al surgimiento de nuevas ideologías y movimientos seculares que buscan el cambio social en Estados Unidos y las implicaciones que esto tiene para la Iglesia", dijo. 

Y dividió su intervención en tres apartados: el movimiento global de secularización y descristianización y del impacto de la pandemia; una “interpretación espiritual” de los nuevos movimientos de justicia social y de identidad política en Estados Unidos. Y finalmente, unas sugerencias de prioridades evangélicas para la Iglesia. 

Secularización y descristianización

Gómez advirtió que tanto en España como en otras partes de Europa "desde hace mucho tiempo se han estado dando patrones similares de secularización agresiva", a cargo "de corporaciones, gobiernos, universidades y medios de comunicación, y que se encuentra también en los establecimientos culturales y profesionales, que quieren establecer lo que podríamos llamar una civilización global, basada sobre una economía de consumo y regida por la ciencia, la tecnología, los valores humanitarios y las ideas tecnocráticas acerca de la organización de la sociedad", señaló. 

En su opinión, estos son cierto tipo de líderes elitistas que se interesan poco por la religión y no tienen verdaderos vínculos con las naciones en las que ellos viven o con las tradiciones o culturas locales.

Para el arzobispo de Los Ángeles, "dentro de esta cosmovisión elitista, no hay necesidad de sistemas de creencias y religiones anticuados. De hecho, desde el punto de vista de ellos, la religión, y especialmente el cristianismo, es algo que sólo es un estorbo para el tipo de sociedad que ellos esperan construir". 

Mons. Gómez también aludió a la “cultura de cancelación”, de lo que se cancela y corrige son las perspectivas que están arraigadas en las creencias cristianas sobre la vida y la persona humanas, sobre el matrimonio, la familia. "En la sociedad de ustedes y en la mía, el “espacio” que la Iglesia y los cristianos creyentes pueden ocupar se está reduciendo. Las instituciones eclesiásticas y las empresas cuyos propietarios son cristianos, son cada vez más desafiadas y hostigadas", dijo. 

Las nuevas religiones políticas de Estados Unidos

El segundo punto que abordó fueron las nuevas religiones políticas de Estados Unidos

"Mi argumento es éste. Creo que la mejor manera de que la Iglesia entienda lo que son los nuevos movimientos de justicia social es considerarlos como pseudo religiones, e incluso como reemplazos y rivales de las creencias cristianas tradicionales", señaló. 

Mons. Gómez enumeró esos movimientos dentro de lo que se conoce como justicia social, cultura woke, política identitaria, interseccionalidad, ideología sucesora, movimientos que afirman ofrecer lo que la religión proporciona. "Además, al igual que el cristianismo, estos nuevos movimientos cuentan su propia “historia de salvación", apuntó. 

Explicó el "discurso poderoso" que emplea la cultura woke, que argumenta que la causa de la infelicidad es que "somos víctimas de la opresión de otros grupos de la sociedad". Y por eso, en su opinión, hay que conseguir "la liberación y la redención a través de nuestra lucha constante contra nuestros opresores, librando una batalla por el poder político y cultural, en nombre de la creación de una sociedad equitativa". 

En esta cultura de pensamiento dominante, el presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos advirtió que las teorías e ideologías críticas de hoy son profundamente ateas. "Niegan el alma, así como también la dimensión espiritual y trascendente de la naturaleza humana; o piensan que eso es irrelevante para la felicidad humana. Reducen lo que significa ser humano a cualidades esencialmente físicas como el color de nuestra piel, nuestro sexo, nuestras nociones de género, origen étnico y posición en la sociedad. Sin duda, podemos ver que se trata de algunos elementos de la teología de la liberación, arraigada en una visión cultural marxista", expuso. 

Qué debe hacerse

Mons. Gómez concluyó:  "¿Qué se debe hacer? ¿Cómo debería responder la Iglesia a estos nuevos movimientos seculares que buscan el cambio social? Mi respuesta es sencilla. Necesitamos proclamar a Jesucristo. Proclamarlo audazmente, con creatividad. Necesitamos narrar nuestra historia de salvación de una manera nueva. Con caridad y confianza, sin miedo. Ésta es la misión de la Iglesia para todas las épocas y para todos los momentos culturales". 

Lea toda la conferencia en este link. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?