Católicos

María Calvo: “El feminismo nunca se ha preocupado por la maternidad”

La profesora de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid considera que "la identidad femenina es un asunto antropológico vital"

María Calvo.
photo_camera María Calvo.

 

 

Las conferencias de la profesora María Calvo Charro no dejan indiferentes a nadie, sobre todo en la era del discurso políticamente correcto. La profesora titular de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid ha argumentado sobre "la identidad femenina" en un encuentro de reflexión CARF, un "asunto antropológico vital de este momento". 

Para la también presidenta en España de EASSE-European Asociation Single Sex Education, hablar de identidad, ya sea masculina o femenina "es un asunto urgente". 

Para ella hablar de feminidad es hablar de esa parte de la humanidad que da vida o bien lo frena y en este punto afirma que, por ese motivo, "el aborto es tan retrógrado". 

La evolución del movimiento feminista 

En su conferencia, hizo un recorrido por lo que ha supuesto el movimiento feminista, que ha tenido ganancias y pérdidas en relación a la identidad femenina. En lo público, el feminismo ha conseguido la equidad en los mismos derechos y libertades y ha logrado que la mujer tenga éxito. 

Sin embargo, en su opinión, a medida que el feminismo avanza, retrocede la feminidad, que ha ido evolucionando en una "desfeminización de la mujer" y, por lo tanto, desfavoreciéndola. Actualmente, la mujer está sometida a algunas esclavitudes "perversas" como por ejemplo los vientres de alquiler - "la mujer es un contenedor de un producto"- o la pornografía. También, la esclavitud de dar la talla de mujer con éxito profesional narcisista que conduce a una soledad sin precedentes.

Olvido de la maternidad 

"El feminismo nunca se ha preocupado de la mujer", ha afirmado María Calvo para quien todo el movimiento feminista "se ha olvidado de la maternidad y nunca se ha preocupado de las madres. Ignorar este factor tan importante es llamativo". Según Red Madre solo siete comunidades autónomas tienen planes de apoyo a la maternidad y en cambio, el Estado español dedica muchos recursos al aborto.

En este encuentro, María Calvo, autora de su último libro Paternidad Robada (Almuzara 2021), recordó como el feminismo comienza con la revolución francesa, cuando un grupo de mujeres valientes piden los mismos derechos y libertades que los hombres, y acabaron siendo guillotinadas. 

Mayo del 68 

La profesora detalló lo que supuso la revolución de Mayo del 68 para la mujer, una revolución que "queriendo ser colectivista fue individualista en estado puro, una revuelta contra los hombres y contra la masculinidad" a la que acusaban de ser opresora. "La calles de París estaban inundadas de carteles que decían muerte a los padres y a la autoridad", recordó. 

Para María Calvo, esta revolución fue también una revuelta contra la mujer que aunque consiguió la emancipación de la mujer respecto al hombre en el terreno público, exigió también una igualdad en el ámbito reproductivo que consiguió con la anticoncepción y el aborto. "El aborto es una fractura irreversible en el corazón de la feminidad", aseveró. 

Feminismo de género y mágico 

De la revolución del 68 hemos pasado al feminismo de género que "para los ideólogos de género, mujer y hombre no existen ya que en solo construcciones sociales. "Ahora uno puede ser hombre y mujer solo por sus deseos, y los deseos se convierten en derechos.  Es la muerte de la razón. Con este movimiento estamos acabando con las bases de la tradición occidental, acabamos con la alteridad sexual y la familia y el matrimonio pasan a ser subjetivos", manifestó la profesora de la Carlos III. 

Después de este feminismo mal llamado de género llegamos a la hipermodernidad. "Es lo que yo llamo feminismo mágico porque todos mis deseos se convierten en derechos por arte de magia, como el derecho a tener un hijo sin la presencia masculina". 

En su opinión, "este feminismo mágico" ha provocado que exista miedo a ser hombres y a expresar esos atributos esencialmente masculinos como la defensa del débil, la valentía o la competitividad.   

Confusión de la identidad femenina 

Pero en este confusión de la identidad femenina, María Calvo recordó que la ciencia nos está demostrando que existe una diferencia sexual desde la gestación. "La ciencia demuestra que existe un cerebro femenino y masculino, con los mismos derechos pero formas de ver la vida de manera distinta".

En esta sociedad en que la mujer no sabe exactamente quién es porque se niega su esencia, se está produciendo según algunas escuelas de psiquiatras, desviaciones de la feminidad. "Por ejemplo, la mujer que niegan su vertiente psicológico-materna. Todas las mujeres tenemos una huella maternal imborrable que nos hace preocuparnos de los demás seamos madres o no, y tenemos otra vertiente que es la erótica-profesional. El equilibrio va a venir de esas dos partes, no de la negación de una sobre la otra", aseveró la profesora. 

Otro tipo de desviación del que hablan los psiquiatras es la madre sola que renuncia a un hombre porque lo considera perjudicial y perturbador.

Madres que niegan la paternidad 

"Esta mujer condena al hijo a ser huérfano de padre antes de nacer que, a la larga, puede crear problemas psíquicos a esos niños. El ser humano necesita conocer sus raíces. Estudios de psiquiatría dicen que estos niños nacidos de fecundación in vitro sin conocer al padre en el futuro, tienen obsesión por conocerle", aseguró. 

Según la experta, las familias monomarentales están creciendo en España exponencialmente. "Estos hijos corren el riesgo de rellenar un vacío existencial de la madre, es lo que llaman algunos especialistas incesto psicológico y algunos de estos hijos en el futuro son agresivos con sus madres porque éstas no les han dado la autonomía y libertad que requieren, algo que normalmente proporciona el padre", señaló María Calvo.

Retomar la esencia psiquico-materna 

Por lo tanto, en su opinión, la mujer debe retomar su esencia psíquico-materna y su vertiente erótico-profesional para alcanzar el equilibrio. "Esa libertad también la podemos conseguir gracias al varón. Cuando el hombre entre en el hogar, nosotras podremos salir fuera con más tranquilidad y conseguiremos ese equilibrio y, por eso, la alteridad humana es tan importante".

Por último, para aquellos padres que tienen un hijo que  dicen que se sienten mujer, María Calvo da una respuesta: "Primero, quererle más que nada en el mundo, pero creo que el ejemplo de conducta es lo más importante. Creo que el ejemplo del padre es fundamental. La identificación sexual primaria de los niños es con la madre, cuando nacen se identifican con la sexualidad femenina, que tiene que ir sufriendo un desgarro y experimentando una vinculación con el campo magnético paterno. Por eso, la ausencia paterna es un problema actual". 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?