Católicos

Manifiesto de la Católica de Valencia sobre la eutanasia: “Inaceptable tanto desde un punto de vista médico, como jurídico y social”

Por su parte, Vividores reparte 1.000 dosis letales en Madrid contra el suicidio asistido

Campaña de Vividores.
photo_camera Campaña contra la eutanasia de Vividores.

La Universidad Católica de Valencia (UCV), y en concreto el Observatorio de Bioética, hizo público ayer un Manifiesto en relación con la ley de eutanasia, en el que aborda los argumentos que se esgrimen a favor de la eutanasia, y los califica como “erróneos” o “inciertos”.

Entre ellos, analiza el argumento de que hay una mayoría social en España y en la Unión Europea que lo demanda,  y lo califica “totalmente infundado”.

Respecto al argumento de que las organizaciones sociales y médicas apoyan la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido, el Manifiesto dice que es una “afirmación errónea”, y cita textualmente al Comité de Bioética de España y la Declaración del Consejo General de Médicos de España, así como la Asociación Médica Mundial y la OMS. Esta última considera que “con el desarrollo de los métodos modernos de tratamiento paliativo no es necesaria la legalización de la eutanasia”.

Recuerda, también, las declaraciones de diversos organismos e instituciones jurídicas españolas que se muestran contrarios a la eutanasia, como el Tribunal Constitucional, que expresamente ha manifestado que no existe “un derecho al suicidio, ni tampoco el derecho subjetivo a la libre disposición de la propia vida”.

Pecado grave contra la vida humana

En dicho Manifiesto de la UCV se subraya que “desde un punto de vista moral existe abundante documentación contraria a la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido”, y recuerda el documento de la Conferencia Episcopal Española de noviembre de 2019, “Sembradores de esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de la vida”.

“También la Conferencia Episcopal Española, con fecha 11 de diciembre de 2020, ha hecho pública una declaración, en la que entre otras cosas afirma: “la eutanasia y el suicidio asistido son una derrota para todos. La respuesta a la que estamos llamados es no abandonar nunca a los que sufren”, recuerda el Manifiesto.

Así mismo, destaca la Carta “Samaritanus Bonus”, de la Congregación para la Doctrina de la Fe, con apoyo expreso del Papa Francisco, en la que se dice que “la eutanasia es un crimen contra la vida humana (…) intrínsecamente malo, en toda ocasión y circunstancia”.

“No cabe duda que la aprobación de la proyectada Ley de Eutanasia y Suicidio Asistido abrirá una puerta a una ‘pendiente resbaladiza’ de consecuencias impredecibles”, concluye el Manifiesto.

El Manifiesto de la UCV afirma que, sin haber desarrollado de forma suficiente los cuidados paliativos, poner en marcha una ley que favorece la eutanasia es “una enorme injusticia social”. “Si bien es cierto que el coste económico entre ambas opciones es significativo (…) no puede considerarse una sociedad libre, justa ni social si no permie elegir entre los cuidados paliativos y la propia eutanasia”.

No es un bien social 

El Manifiesto concluye que la legalización de la eutanasia no es un bien social, y pretender presentarlo como tal es “del todo inaceptable”.

Por otra parte, destaca que “abordar el sufrimiento humano pretendiendo eliminar a las personas que lo padecen es, ante todo, un fracaso del sistema asistencial, pero también de la sociedad en general, que, lejos de suprimir a los débiles y sufrientes, debería eliminar su dolor, dedicándoles los mejores recursos disponibles, precisamente porque son los que más lo necesitan”.

Finalmente, destaca que “en el estado actual de la medicina y la práctica clínica estos recursos existen, son eficaces para aliviar el sufrimiento de los enfermos y constituyen a través de los Cuidados Paliativos de calidad, la herramienta que procura el trato digno que toda persona merece en atención a su inviolable dignidad, máxime cuando padece un estado de dependencia absoluta”.  

Dosis vitales de Vividores 

Por otra parte, tras el éxito de audiencia de los Vividores (se pueden ver todos en abierto en la web de esta iniciativa )y la movilización surgida tras el despliegue de la lona de 500m² en Madrid, ahora han distribuido cientos de “dosis letales” por toda la capital.

Con estas dosis reclaman la necesidad de ampliar los cuidados paliativos, recordando que, como afirmaba el doctor Rocafort en una reciente entrevista, en España 120.000 personas los necesitan, y solo los reciben la mitad. Por ello, Vividores defiende que los enfermos no necesitan una dosis letal, necesitan una #DosisVital, necesitan cuidados paliativos. 

Una vez más la campaña se ha convertido en trending topic, demostrando que es una cuestión urgente para la sociedad. Con el hashtag #DosisVital y durante casi cinco horas ha ocupado los primeros puestos en tendencias en España, con más de 18.000 mil tweets publicados sobre el tema.

Campaña contra la eutanasia de Vividores.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?