Católicos

Kiko Arguello, afectado por la explosión de La Paloma porque allí comenzó el primer catecumenium

Por su parte, el párroco de la Iglesia pide “colaboración ciudadana para esclarecer la verdad”

Papa Francisco y Kiko Argüello.
photo_camera Papa Francisco y Kiko Argüello.

El edificio que ha explotado en la parroquia de la Virgen de la Paloma de Madrid no es un edificio parroquial más. De hecho, varias salas ahora derruidas fueron diseñadas por el iniciador del Camino, Kiko Argüello, con lo que la explosión adquiere un sentido simbólico para los miembros del Camino Neocatecumenal y para toda la Iglesia. Ese lugar es uno de los símbolos más queridos en la historia de este Camino de Iniciación cristiana.

Así lo ha hecho saber su iniciador, Kiko Argüello, que pasa mucho tiempo en Madrid, y que ha inspirado el comunicado que el Camino Neocatecumenal hizo público el pasado 22 de enero.

Profundamente afectado 

Ayudado por el periodista Álvaro de Juana, que cumple la funciones de portavoz del Camino, Kiko Argüello, profundamente afectado por la explosión en la parroquia de La Paloma, ha querido recordar, tal y como se puede leer en la página web oficial del Camino, que “el Camino Neocatecumenal llegó a La Paloma en 1970. Kiko Argüello y Carmen Hernández impartieron en la parroquia las primeras catequesis para adultos y crearon la primera comunidad. A partir de entonces, se han impartido catequesis cada año, teniendo en la actualidad 18 comunidades en marcha con más de 900 miembros”.

El ‘catecumenium’ es la denominación del lugar en el que las comunidades neocatecumenales realizan sus celebraciones. Como reza el citado texto, “varias salas que habían sido diseñadas y proyectadas por el iniciador y responsable internacional del Camino, Kiko Argüello, y que sirvieron para llevar adelante la renovación estética y litúrgica del Concilio Vaticano II. Al ir creciendo las comunidades en la parroquia, se vio la necesidad de crear nuevos espacios dignos donde las comunidades pudieran celebrar las diferentes liturgias. Esos espacios o salas se llamaron ‘catecumenium’. Luego, a imitación de estos, surgieron en otras parroquias de todo el mundo”.   

Osoro asegura que el edificio volverá a ponerse en pie 

El ‘catecumenium’ de La Paloma estaba formado por 8 salas pequeñas y un salón grande y se inauguró en 1991. Se puede afirmar que fue el primero de la historia. Ahora, los miembros del Camino están esperanzados con la promesa del arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, de que el edificio volverá a ponerse en pie, dado que, según ha dicho a los medios de comunicación se trata de “una parroquia con mucha vida y con un alto valor simbólico. Se trata de un icono iluminador para todos, porque el Camino es una gracia que se ha entregado a toda la Iglesia”.

El párroco quiere esclarecer la verdad 

Por su parte, Gabriel Benedicto, párroco de la parroquia Virgen de la Paloma, ha emitido un segundo comunicado en el que pide la colaboración ciudadana "para acercarnos cada vez más a la verdad" y esclarecer los hechos ocurridos entorno a la explosión. 

Por su interés, reproducimos el comunicado íntegramente: 

Han pasado muy pocos días desde la explosión, pero el dolor lentamente va dando paso a la reflexión, y los recuerdos o vivencias van encajando paulatinamente. Ahora sé que todos los fallecidos estaban fuera del edificio siniestrado desde el principio.

En un momento dado de la tarde, a mí los bomberos me confirman que hay tres cadáveres sin identificar en la calle Toledo y además un herido grave, Rubén, que moriría horas después en el hospital. Pensábamos que nos faltaba David.

Durante horas se le buscó dentro del edificio, donde yo le había visto por última vez. Eran más de las 6 de la tarde cuando supimos que David había muerto. Pero no es hasta el viernes por la noche cuando caí en la cuenta de que habíamos empezado con 3 + 1 y terminamos con cuatro: David, Rubén, Javier y Stefko. Lo que indica que habían encontrado a todos en la calle Toledo desde el primer momento. Fuera del edificio parroquial. La pregunta que me surge entonces es: ¿Cómo llegaron allí?

De alguna manera, la verdad estaba delante de nosotros todo el tiempo y no la vimos. Por ello, pido la colaboración de los vecinos o viandantes que pudieran haber hecho fotos o vídeos de Toledo no98, durante los minutos inmediatamente posteriores a la explosión, para que nos hagan llegar las imágenes al número de teléfono o al email que abajo se indican. Estoy convencido de que así podremos seguir avanzando para acercarnos cada vez más a la verdad.

Como pastor y párroco de la parroquia Virgen de la Paloma, y ante la magnitud de los acontecimientos vividos el 20 de enero, solo me surge del corazón agradecimiento hacia todos los que allí estuvieron al servicio de los ciudadanos y los que día a día van tomando el relevo.

Hay otro aspecto completamente nuevo para mí: el olor a gas se percibía con claridad desde la calle Toledo. Así lo atestigua un feligrés que diez minutos antes de la explosión estaba muy cerca de la acometida (suministro del gas) del edificio parroquial, casi a la altura del telefonillo. Varios peatones, además, aseguran haber olido a gas al pasar por La Paloma en la hora previa a los hechos. Cuantos más datos precisos consigamos reunir, mejor podremos esclarecer lo sucedido. Por eso, os invito a que nos contéis cualquier cosa que recordéis al respecto, bien a nosotros bien a la Policía. El más nimio detalle puede ser fundamental.

Por mi parte, puedo garantizaros que yo mismo firmé en su día con la empresa homologada el contrato de mantenimiento de todas las calderas del complejo parroquial, y os aseguro que estas han pasado satisfactoriamente las revisiones pertinentes. Nosotros hemos seguido siempre de forma escrupulosa las indicaciones de la empresa instaladora.

No quiero despedirme sin antes agradecer el apoyo de tantas parroquias de la Diócesis, colegios y fundaciones que nos han abierto sus puertas para que podamos seguir adelante.

Gabriel Benedicto
Párroco de la parroquia Virgen de la Paloma


Para hacernos llegar cualquier información, pongo a vuestra disposición el email colaboracionciudadana@virgenlapaloma.es y el teléfono +34 626990265

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?