Católicos

Justo Aznar: “Es ético producir seudoembriones humanos para experimentaciones biológicas”

El director del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia destaca que es un importante avance técnico sin “ninguna dificultad ética”

Justo Aznar, director del Observatorio de Bioética de la UCV
photo_camera Justo Aznar, director del Observatorio de Bioética de la UCV

Un equipo multidisciplinario australiano de la Universidad Monash, de Melbourne (Australia), liderado por el argentino José María Poloha publicado en ‘Nature’ un estudio en el que se describe cómo a partir de células de piel adultas (fibroblastos) se genera una estructura seudoembrionaria humana.

Justo Aznar, Director del Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia,  ha valorado a Religión Confidencial que “desde un punto de vista bioético, nos parece que estos iBlastocistos producidos y su posible utilización experimental, no presentan ninguna dificultad ética". 

El experto explica que a partir de ellos no se pueden producir embriones viables, es decir, "no se pueden generar seres humanos vivos. Por tanto, nos parece que es éste un importante avance técnico que no presenta dificultades éticas para ser utilizado experimentalmente”.

El importante avance técnico

“Algo parecido ya se había conseguido en cuatro ocasiones anteriores, pero por la naturaleza de las células de las cuales se obtuvieron las estructuras celulares pluripotenciales, no presentaban la organización celular adecuada para que pudieran ser utilizadas como estructuras biológicas seudoembrionarias como las ahora producidas”, ha aclarado Justo Aznar.

“Estas últimas tienen una estructura espacio-temporal y una dinámica molecular similar a la de un blastocisto humano, lo que hace que puedan ser útiles para estudios experimentales”.

Estudiar el desarrollo embrionario 

“La técnica utilizada es similar a la usada en las experiencias puestas a punto por Shinya Yamanaka para producir las células iPS, por lo que los autores de este trabajo las denominan iBlastocistos”, ha precisado.

“Según los autores – destaca Aznar - las células generadas tienen una estructura celular similar a los blastocistos humanos, por lo que pueden ser utilizadas para estudiar el desarrollo embrionario en sus primeras etapas, las posibles mutaciones genéticas que en él pueden darse, y cómo pueden actuar sobre esta estructura biológica diversas toxinas”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?