Católicos

Fray Jesús Díaz, presidente de Confer: “Caminemos junto a otros carismas en la Jornada Mundial de la Vida Consagrada”

El próximo 2 de febrero, festividad de la Presentación del Señor, se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada con el lema, "Caminando juntos"

Fray Jesús Díaz Sariego, presidente de CONFER.
photo_camera Fray Jesús Díaz Sariego, presidente de CONFER.

El próximo 2 de febrero, festividad de la Presentación del Señor, se celebra la Jornada Mundial de la Vida Consagrada con el lema, "Caminando juntos".   

Como cada año, el equipo de presidencia de la CONFER ha redactado un mensaje donde se habla sobre el lema escogido: Caminando juntos. "Un lema sinodal, acorde con el discernimiento y la reflexión que la Iglesia universal ya está realizando, como preparación del próximo Sínodo: Por una Iglesia Sinodal: Comunión, Participación y Misión", explican desde la Conferencia Española de Religiosos. 

Mensaje de Fray Jesús Díaz 

Con motivo de esta celebración, el dominico Fray Jesús Díaz Sariego, Presidente de la Conferencia Españolas de Religiosos ha escrito un mensaje dirigido a toda la Iglesia, en especial, a los consagrados. 

"La celebración de "la Jornada Mundial de la Vida Consagrada" pretende ayudar a toda la Iglesia a conocer y valorar cada vez más el testimonio de los que hemos elegido por vocación seguir a Jesucristo, asumiendo la práctica de los consejos evangélicos. Pero también quiere ser una ocasión propicia para renovar estos compromisos y reavivar los vínculos que inspiran y nutren nuestra entrega al Señor", expone en el mensaje. 

Además, explica que la vocación consagrada quiere "expresar un seguimiento que se hace también luz y camino en comunión eclesial, conforme al Evangelio que anunciamos, proclamamos y predicamos". 

En línea con el Sínodo de los Obispos que celebra la Iglesia Católica sobre la sinodalidad, los religiosos españoles renuevan su fidelidad teniendo en cuenta tres experiencias de sinodalidad, de escucha y compromiso: la experiencia de comunión con toda la Iglesia; la experiencia de participación comunitaria, en fraternidad y sororidad; y, la experiencia de misión compartida, inserta en las heridas del mundo". 

Experiencia de comunión y participación 

Respecto al primer punto, "la experiencia de comunión con toda la Iglesia", el presidente de Confer explica que debe verse  "desde la ‘escucha compartida’ de Dios en su Palabra y en la vida". 

"Un pueblo, formado por todos los hombres y mujeres de buena voluntad que procuran el bien, construyen la justicia y la paz, pero también por toda la humanidad sedienta de esos dones. ‘Escuchar juntos’ a Dios en su Palabra ha de ser un ejercicio de comunión y de sinodalidad porque, si bien es verdad que hay un encuentro personal, íntimo e insustituible de cada cual con el Señor, también lo es el encuentro de todos, en comunión espiritual con Él, en la búsqueda y discernimiento compartidos", afirma. 

La segunda experiencia a la que convoca el presidente de Confer a todos los religiosos es ahondar en "la experiencia de participación comunitaria, con fraternidad en cada Congregación, y de las Congregaciones entre sí",  

"Nuestra forma participativa de gobernarnos, de contar con las hermanas y hermanos de la propia comunidad y Congregación, son un valor inestimable que puede redundar en beneficio sinodal para toda la Iglesia. Debemos poner aún más en valor este tesoro como proyecto evangélico de vida. El aprecio por una vida comunitaria, más allá de nuestros límites y defectos, es un signo del Reino de Dios", explica. 

Además, insta a las congregaciones a caminar con otros carismas durante este Sínodo. 

Compromiso con las personas vulnerables 

Por último, el presidente de Confer recuerda que los religiosos deben profundizar en "la experiencia de misión compartida inserta en las heridas del mundo" y en "la entrega y el compromiso de muchas personas consagradas a los más pobres y vulnerables". 

"Contemos también para ello, cada vez más, con otros grupos de Iglesia y no olvidemos nunca tender puentes con aquellas instituciones o grupos no eclesiales que persiguen el bien común de la persona y su adecuado desarrollo y bienestar. Ahí todos podemos encontrarnos y hacer así de la sinodalidad, una experiencia que traspase los muros de la iglesia", expone. 

"Queremos dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada y también mostrar con honestidad lo que somos y lo que hacemos, invitando a celebrar en comunión, con alegría y esperanza, el don que Dios ha depositado en nosotros y sigue derramando. Desde CONFER podemos constatar cómo las personas consagradas enriquecen al pueblo de Dios no sólo por los servicios que ofrecen sino -y sobre todo- por los ideales de vida que persiguen", concluye el presidente de Confer. 

Para celebrar esta Jornada, Confer ha preparado unos materiales litúrgicos. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes