Católicos

ITVR: "Las mujeres consagradas a veces tienen un poder extraordinario" que provoca abuso de conciencia

El Instituto Teológico de Vida Religiosa en Madrid, organiza dos jornadas de estudio para analizar el problema del abuso del poder en la vida consagrada

Jornada de estudio del ITVR
photo_camera Jornada de estudio del ITVR

El Instituto Teológico de Vida Religiosa en Madrid, organiza dos jornadas de estudio para analizar el problema del abuso del poder en la vida consagrada. El escándalo global de los abusos sexuales en entornos eclesiales está generando una reflexión respecto a los motivos que lo convierten en un problema estructural de la Iglesia.

A pesar de esta repercusión social, aún siguen en segundo plano los abusos cuyas víctimas son adultos –especialmente mujeres–, las conductas abusivas que no afectan a la dimensión sexual y aquellas que se realizan dentro de las instituciones eclesiales. Un tipo de comportamiento que el papa Francisco ha englobado en el concepto genérico de Abuso de poder y de conciencia.

Tres realidades silenciadas 

La primera jornada celebrada ayer 27 de noviembre contó con la conferencia de la profesora Dra. Ianire Angulo (mujer consagrada) de la Universidad Loyola Andalucía en Granada, con el título: "La presencia innombrada Abuso de poder en la Vida Consagrada". 

La profesora Angulo afirmó en su conferencia que "la tarea de desvelar los abusos cometidos –que tímidamente se está realizando en las diversas iglesias locales e instituciones religiosas– es un gran avance, pero no deja de ser anecdótico y limitado. A la difícil y lenta puesta en marcha de la política de tolerancia cero a los abusos sexuales –alentada por el Papa Francisco– se le suman otros aspectos silenciados que permanecen prácticamente sin abordar. El hecho de que rara vez se conviertan en el centro de la reflexión no implica que no existan".

Angulo analizó tres realidades que suelen permanecer silenciadas: La mujer como víctima, los abusos de poder y conciencia, y los abusos ad intra de las propias instituciones eclesiales.

"La pretensión de este artículo es aunar estas tres dimensiones acalladas para poner sobre la mesa la cuestión de los abusos de poder en los institutos de Vida Consagrada, especialmente en los femeninos", dijo. 

Problema estructural 

La experta remarcó que en la Iglesia ha caído en la cuenta de que no se trata de casos aislados, sino de un problema estructural y sistémico con repercusiones teológicas que atañen –entre otras cosas– al modo de gestionar el poder. Y como dice el Papa Francisco, en el clericalismo se encuentra la raíz de esta problemática. 

"Mientras los delitos de carácter sexual son cuantificables, otros modos de manipulación resultan difíciles de determinar", afirma Angulo. 

"Las mujeres consagradas a veces tienen una fuerza de poder extraordinaria en algunas congregaciones. Nosotros hemos tenido casos, no muchos por suerte, de superioras generales que, una vez elegidas, ya no han cedido su cargo. Cambiaron todas las reglas. Una incluso quiso cambiar las constituciones para seguir siendo superiora general hasta la muerte. Y en las comunidades hay religiosas que tienden a obedecer a ciegas, sin decir lo que piensan. Muchas veces se tiene miedo –las mujeres aún más– a la superiora", señaló Angulo, una información recogida en un estudio. 

Dependencia escrupulosa 

Como dice la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, "En algunos casos no se fomenta la colaboración “con obediencia activa y responsable”, sino la sujeción infantil y la dependencia escrupulosa, perjudicando la dignidad de la persona hasta humillarla. En estas nuevas experiencias o en otros contextos, no siempre se considera y se respeta correctamente la distinción entre foro externo y foro interno. La segura garantía de la mencionada distinción evita una indebida injerencia que puede llevar a situaciones de falta de libertad interior, de sujeción psicológica que podrían llevar a un cierto control de las conciencias". 

La profesora Angulo hace un llamamiento hacia la transparencia que exige "atreverse a mirar las instituciones, sus modos de gobernanza y las relaciones que se establecen entre sus miembros, desde un crudo pero esperanzado realismo. Solo desde este punto de partida se podrán corregir y prevenir las dinámicas de abuso, impulsando una renovada teología de la VC y estableciendo unas buenas prácticas que sirvan como sistemas de control". 

Por su interés, adjuntamos toda la conferencia en este link. 

La segunda jornada será el 4 de diciembre que contará con la  participación de Monseñor José Rodríguez Carballo, arzobispo secretario de la CIVCSVA, la UISG.  y la Dra. Carolina Montero, desde la Universidad Católica Silva Henríquez en Santiago de Chile.  

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes