Católicos

Isabel la Católica, por qué es santa: desmontan la leyenda negra sobre la expulsión de los judíos y la inquisición

El escritor José María Zavala accede a documentos inéditos del estudio del postulador Anastasio Gutiérrez para su causa de canonización, incluyendo aspectos poco conocidos

Isabel La Católica.
photo_cameraIsabel La Católica.

"Uno de los personajes más fascinantes e injustamente tratados de la Historia y la mejor reina que jamás ha tenido España". Así describe el periodista y escritor José María Zavala a Isabel I de Castilla en las primeras páginas de su libro Isabel la Católica. Por qué es santa, una obra que nos acerca a la apasionante historia de esta célebre reina, declarada Sierva de Dios por la Santa Sede. 

Gracias a una profunda investigación en la que tuvo acceso a documentos inéditos y a la luz del estudio del postulador Anastasio Gutiérrez, José María Zavala se asoma al alma de la reina de Castilla y presenta la verdadera historia de esta mujer ejemplar, incluyendo aspectos hasta ahora poco conocidos de su vida y su personalidad.

El autor también desmonta la leyenda negra que a lo largo de los siglos se ha creado en torno a su figura y aborda sin tapujos cuestiones tan controvertidas como la expulsión de los judíos o la Inquisición, así como la reconquista de Granada o el Descubrimiento de América.

Una top-model del siglo XV

En las primeras páginas de la obra, el autor escribe: "El gran historiador francés Jean Dumont sentencia sobre nuestra protagonista, en su excelente obra La Incomparable Isabel la Católica:“La santidad de Isabel ha quedado establecida, sin discusión posible, en los 28 gruesos volúmenes de documentos que ha reunido el postulador de su Causa de beatificación, el padre Anastasio Gutiérrez”. 

El libro califica a Isabel como nada "santurrona" ya que era "una mujer bonita y elegante, alta, rubia, de ojos azul verdosos… Una top-model del siglo XV que amaba la música, la poesía y el teatro, y que era una excepcional amazona. "Pero ante todo, Isabel amaba a Dios y al prójimo. Empezando por su propio marido, el rey Fernando, con quien se desposó tras la muerte repentina de su primer pretendiente, y siguiendo por cualquiera de sus súbditos, sin excluir al último de ellos", señala el autor. 

Zavala desmonta "esa infundada “leyenda negra” sobre el Descubrimiento y la Evangelización de América, la expulsión de los judíos, la Inquisición o la reconquista del Reino de Granada. 

Mal llamada expulsión de los judíos 

Respecto a la "mal llamada expulsión de los judíos" el escritor argumenta que se "trató en realidad de la suspensión del permiso de su permanencia en España, a modo de pasaporte actual, sin que ello representase injuria alguna, en contra de lo que se ha dicho y escrito".

Sobre la reconquista de Granada, el autor subraya que Isabel y Fernando no hicieron sino coronar una empresa que comenzó en el año 718 en Covadonga y que tenía como principal objetivo la defensa de la fe católica. 

Respecto la Inquisición señala que ha sido generalmente enfocada “desde un falso planteamiento”, como denuncia el postulador Anastasio Gutiérrez, sin que los historiadores se hayan detenido en la verdadera razón que puso en marcha todo el aparato inquisitorial del Reino de Castilla: el fenómeno religioso de los “conversos”. 

Esta obra está en sintonía con la Positio (documento que reúne las pruebas para la beatificación) en la que se inspira, es una vida elaborada para un proceso de canonización, y no la historia del reinado de Isabel la Católica bajo todos sus aspectos.  

"Quien se adentre en la lectura de esta obra descubrirá a una reina prudente y justa; a una madre que padeció terriblemente a causa de la irreparable pérdida y el sufrimiento de sus hijos; a una mujer que amaba profundamente a su esposo;  y a una hija de la Iglesia que defendió la fe católica hasta su último aliento". 

La mujer 

En la primera parte de esta obra, José María Zavala traza una semblanza de Isabel I de Castilla, resaltando los aspectos más curiosos y desconocidos de su vida sin perder de vista su carácter ejemplar.

De este modo, el lector descubrirá, entre otras muchas cosas, la fortaleza de una mujer que tuvo que enfrentarse al sufrimiento desde muy joven. La muerte de su hermano con tan solo 15 años, el atentado contra la vida de su marido Fernando de Aragón o la muerte prematura de su heredero, el príncipe Juan, y de su primogénita Isabel, así como el auténtico calvario soportado con su hija Juana, fueron algunas de las pruebas a las que se enfrentó a lo largo de su vida. 

La Reina 

En la segunda parte de su obra, el autor aborda sin complejos algunas de las decisiones más polémicas del reinado de Isabel la Católica, analizando en profundidad cuestiones como la expulsión de los judíos, las verdaderas razones que pusieron en marcha el aparato inquisitorial del Reino de Castilla o las motivaciones que llevaron a los Reyes Católicos a emprender la reconquista de Granada o el descubrimiento de América.  

Asimismo, Zavala señala la evangelización como principal motor del respaldo de la reina Isabel al Descubrimiento de América. Caracterizada por su celo apostólico, en las primeras reuniones que mantuvo con Cristóbal Colón la soberana quedó impresionada ante las posibilidades que el proyecto ofrecía a la extensión de la fe católica. Así lo recalca Colón en uno de sus escritos. 

La virtuosa 

Religiosísima, como un sacerdote entregado al culto de Dios, de la Virgen, de los santos… Dada a las cosas divinas mucho más que a las humanas". Así describía a la reina Isabel el encargado de la Capilla Real, Lucio Marineo Sículo. El suyo es uno de los muchos testimonios directos de las virtudes que, en grado heroico, vivió Isabel de Castilla y que repasa José María Zavala en su obra: desde la fe, esperanza y caridad, hasta la humildad, fortaleza, templanza, justicia y prudencia. 

Entre los testimonios que hablan de la vida ejemplar de Isabel destaca el del postulador de su causa de beatificación, Anastasio Gutiérrez. 

La obra de José María Zavala culmina con algunos de los abrumadores testimonios de las virtudes y la santidad de Isabel la Católica, provenientes de testigos directos que conocieron y trataron a la Reina y de otros muchos que con el tiempo se acercaron a su vida ejemplar. 

 

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?