Católicos

Los Heraldos del Evangelio se defienden de ciertas acusaciones morales y contra la construcción de una Iglesia en Sevilla la Nueva

"Nada se hará sin licencia". Recuerdan que son una Asociación aprobada por la Iglesia y que han aceptado el comisariado del Vaticano

Heraldos del Evangelio.
photo_camera Heraldos del Evangelio.

En estos últimos días, se han vertido acusaciones contra la Asociación de Derecho Pontificio Heraldos del Evangelio. A la supuesta oposición de los vecinos del municipio de Sevilla la Nueva (Madrid) de la construcción una Casa-comunidad e Iglesia (oratorio privado) en una finca privada de la Urbanización “Los Alcores", en donde se albergará de modo adecuado la vida de oración y la acción pastoral de la mencionada asociación católica, se han unido otras acusaciones de los fines y medios de esta Asociación. 

En un extenso comunicado y como han declarado fuentes de los Heraldos a Religión Confidencial, explican: "Nada se hará sin las consiguientes licencias, tanto del Ayuntamiento en cuestión como de la Comunidad de Madrid". Además, afirman que, "no hay ninguna denuncia oficial de vecinos ni ningún colectivo al respecto". 

En zona medioambiental protegida 

Según explican los Heraldos, los opositores afirman que la Iglesia y Casa-comunidad se pretenden construir en una zona medioambiental de conservación prioritaria. "Esa afirmación carece de rigor, pues la finca en cuestión está ubicada en la Zona C, esto es, “Usos Generales”, y por tanto sería un terreno urbanizable programado y en el mismo se puede construir y en el que la califica de poco interés ambiental, no colindando con ninguna zona de conservación prioritaria", explican.

En este sentido, recuerdan que se encuentran en periodo de alegaciones de este Proyecto, y, por lo tanto, es el momento para, "de forma serena, formular tal objeción, si nuestro Proyecto vulnera tal norma". 

Se da la circunstancia de que la Asociación viene desarrollando distintas actividades en las instalaciones que la citada Asociación posee, desde hace más de tres años, "sin que jamás se haya despertado la reacción negativa de ninguno de los vecinos, algunos de los cuales incluso han participado de encuentros y otras iniciativas promovidos por ésta en la mencionada finca", señalan. 

Acusaciones morales de la Asociación 

 Aprovechando este hecho, algunos medios de comunicación "se han lanzado a verter distintas descalificaciones morales sobre los Heraldos", manifiestan desde la Asociación. 

Entre ellas, acusan a esta entidad aprobada por la Iglesia Católica de ser "una realidad religiosa peculiar, que su finca se utiliza para propagar su culto; que no han aceptado el Comisariado impuesto por el Vaticano;que están investigados por abusos; se les acusa de abuso de poder, alienación parental, disciplina excesivamente férrea y abusos de conciencia y de dar veneración fanática al fundador". 

Realidad religiosa peculiar 

Los Heraldos del Evangelio recuerdan que son una asociación de derecho pontificio aprobada por la Iglesia Católica, el 22 de febrero de 2001, que ha venido desarrollando su actividad con normalidad en todo el mundo.

En el territorio nacional colaboran con las diócesis españolas desde su fundación que se dio en el año 1999, De modo particular, allí donde tiene casas, legalmente constituidas, a saber, en la archidiócesis de Madrid, en la archidiócesis primada de Toledo y en las diócesis de Getafe, Valencia y Oviedo. Las actividades pastorales y apostólicas de la Asociación son difundidas ampliamente por medios digitales e impresos y son fácilmente consultables. Los Heraldos del Evangelio son, por lo tanto, una realidad asociativa en plena comunión con la Iglesia Universal y con las Iglesias particulares. 

Obediencia a la Santa Sede

"Los Heraldos del Evangelio, en obediencia a la Santa Sede, han aceptado el comisariado pacíficamente. Desde 2019 y desde la actualidad son guiados por un célebre prelado brasileño, el Cardenal Raymundo Damasceno Assis, con quien se reúnen periódicamente en sana armonía. Este comisionado no es un acto punitivo sino un auxilio de la Iglesia a fin de optimizar la madurez institucional de la Asociación ", expresan. 

Abusos sexuales 

Así mismo, se acusa al Fundador y a los superiores de ser investigados por supuestos abusos sexuales. "Esta afirmación carece del más mínimo rigor jurídico, amén de ser claramente difamatoria. Ni el Fundador ni ninguno de los superiores o miembros de la Asociación están siendo investigados por supuestos abusos a menores u otros delitos. La única denuncia presentada en el pasado relativa a esta materia fue archivada por la propia Policía y por la Fiscalía brasileña tras la práctica de las debidas diligencias de investigación", explican. 

Abuso de poder y alineación parental 

Además, se acusa a los Heraldos de abuso de poder, alienación parental, disciplina excesivamente férrea y abusos de conciencia.

Los Heraldos del Evangelio realizan su apostolado con jóvenes, adolescentes y preadolescentes, no hay denuncias en sede judicial civil o eclesiástica y gozan del permiso de sus padres, incluso para hospedarse en centros de tales proyectos.

"La Asociación AMPARE reúne en la actualidad a la totalidad de los padres de alumnos que están inscritos en tales proyectos (actualmente más de quinientas familias en todo el mundo y más de dos mil familias contando ex alumnos) y se ha manifestado ante las autoridades eclesiásticas y civiles para explicar que ciertas acusaciones puntuales promovidas por un grupúsculo de personas no tienen alguna razón de ser" explican desde la Asociación. 

Al contrario, AMPARE viene expresando desde hace algún tiempo, de forma invariable, su satisfacción por la calidad de la enseñanza, por el respeto, por el orden y la buena conducta que se transmite a los jóvenes, por la formación católica y humana recibida por sus hijos y por el aprecio de los Heraldos del Evangelio por la institución de la familia.

A este respecto se han recogido a lo largo del año pasado 2.583 firmas de los padres o responsables de alumnos o ex alumnos, solicitando sea hecha justicia a la Asociación y encomiando su desempeño.

Exorcismos 

También, se les acusa de haber practicado exorcismos irregulares realizados sin permiso del obispo. "Incluso se han hecho circular videos obtenidos de forma ilícita de alguno de esos supuestos exorcismos a fin de causar impacto, con clara violación del derecho a la propia imagen de los implicados", indican. 

Sin embargo, los Heraldos manifiestan que la realidad de los hechos es muy diferente. "Los sacerdotes Heraldos han realizado oraciones y bendiciones de sanación y liberación con personas que padecen acciones preternaturales claramente caracterizadas. Estas oraciones no se han de confundir con el exorcismo oficial de la Iglesia, que sólo puede ser realizado por exorcistas nombrados por el Obispo diocesano. Se trata apenas de oraciones y bendiciones recitadas e impartidas en comunión con la Iglesia que confía en el poder del Señor el único capaz de romper las cadenas del mal. La comunidad carismática las realiza con frecuencia e incluso el famoso Padre Amorth recomendaba a algunas almas atacadas por el espíritu del mal que acudiesen a esas bendiciones y oraciones", expresan. 

Así mismo, apuntan que el Vicario Judicial de la Diócesis de Bragança Paulista, en el Brasil, el Rvdo. P. Dr. Rogério Ramos, tras un atento examen disciplinario y canónico de tales oraciones y bendiciones realizadas en el territorio de la Diócesis, ha concluido que no hubo infracción alguna del derecho o a las normas litúrgicas. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?