Católicos

Frente a Cristina Fallarás, una respuesta: “Dios crea a la mujer para que sea posible la comunión entre las personas”

Expertas explican la verdad de la mujer a la luz del Evangelio desmontando la afirmación de la periodista de que “no se entiende la violencia contra las mujeres sin la Iglesia católica”

Cristina Fallarás.
photo_camera Cristina Fallarás.

El último libro de la periodista Cristina Fallarás ‘El Evangelio según María Magdalena’ pretende, según la autora, restituir la imagen de la mujer en la fundación del cristianismo.

Para Fallarás, "en la Biblia hay tres mujeres y las tres están sexualizadas. Eva, María, María Magdalena", a las cuales define de la siguiente manera: "La primera además es la culpable de todos los males de la humanidad porque mordió la manzana y nos condenó a esta vida. La segunda es virgen, y perfecta. Impoluta. Algo inalcanzable y absurdo. Y la tercera era una puta sin más. Alguien a quien se usaba. La idea del uso del cuerpo de la mujer está ahí. La mujer es un cuerpo que puede usarse, dicen los evangelios. No se entiende la violencia contra las mujeres sin la Iglesia católica”. 

Admite también que escribe “desde la rabia” porque "cualquier mujer que no tenga la rabia dentro no es consciente de la violencia que sufre cada día”. No obstante, señala que este libro no lo ha escrito desde la furia, sino con amor. 

La mujer en el lenguaje bíblico 

En medio de esta polémica, que según subraya la escritora en su perfil de twitter, ha recibido varios "insultos palurdos y amenazas" a raíz de algunas entrevistas concedidas en los medios para hablar de su último libro, otras entidades católicas organizan seminarios para dejar claro la visión de la mujer en el plan creador de Dios y aclarar el lenguaje bíblico.  

Es el caso de la Fundación Universitaria Española que el pasado mes de febrero inauguró el XXXV Curso de Pedagogía para Educadores que lleva por título "Pensar la mujer, ¿sola o en relación? Más allá de las ideologías”. 

La verdad de la mujer 

Una de las últimas conferencias ha sido impartida por la doctora en Filosofía Sara Gallardo, directora de la Cátedra de Estudios sobre la Mujer de la Universidad Católica de Ávila  y que versaba sobre  “La verdad de la mujer: Una antropología adecuada”. 

En esta ponencia intenta aclarar el misterio de la mujer pero desde la realidad. Utilizó como texto base una carta a las mujeres del cardenal Carlo Cafarra, cuando fue presidente del Instituto Pontificio Juan Pablo II quien para ella expresa "maravillosamente" el genio femenino. 

¿Cuál es la identidad femenina? 

El tema de la mujer se plantea hoy como una problemática y la sociedad se pregunta por la identidad femenina, los derechos y el papel de la mujer en la cultura y en la Iglesia. "Detrás de esas reflexiones está la pregunta : ¿Quién es la mujer, qué es la identidad femenina?"

"¿Dónde está el origen de la mujer?" se pregunta Sara Gallardo, y explica la creación de Eva en el relato bíblico, el motivo por el que Dios crea a la mujer. En el texto del génesis se explica que la humanidad no puede estar sola sin la presencia de la mujer. "La soledad solo puede ser superada con la presencia de la mujer, porque la mujer hace posible esa comunión de personas". 

La doctora en filosofía subraya que Dios crea a la mujer para hacer más plena la existencia humana, ha sido creada para que sea posible la comunión de las personas, posibilitar la unión entre las personas. "La verdad de la mujer tiene un doble aspecto: la mujer está al mismo nivel que el varón y tiene la misma dignidad, y ella es distinta a todas las cosas creadas y distinto al varón. La mujer logra sacar al hombre de su vivencia en sí mismo y establece una comunidad". 

Modalidad femenina y masculina 

Por eso, explica que la humanidad se realiza plenamente en la modalidad femenina y masculina, distintas en su configuración interior. 

Respecto al texto bíblico de que la mujer es un don de Dios, el don de Dios más preciado que puede dar al ser humano, explica que no se trata de crearla para sacar de la soledad al hombre sino que "Dios conduce a la mujer hasta el varón, que tiene un significado antropológico. La mujer no es dada al varón, sino conducida que es diferente. Implica que ella debe consentir ser dada o entregada, es decir, ella decide entregarse al varón, una entrega personal de libertad. La mujer solo puede ser don si ella quiere serlo". 

En la realidad del hombre y la mujer, cada uno debe ser acogido y aceptado tal y como son, tal y como Dios nos ve: queridos incondicionalmente. El amor es la única forma adecuada, en la que hombres y mujeres pueden verse y tratarse. 

Hoy 2 de marzo se ofrecerá otra conferencia: "Mujer y liderazgo", por Marta Albert, profesora Titular de la Universidad Rey Juan Carlos. 

 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes