Católicos

Experto en bioética: “Urge recuperar la dignidad de los ancianos y vulnerables”

Emilio García-Sánchez: “Las crisis sanitarias se resuelven con solidaridad. El individualismo se ha convertido en el virus más difícil de vencer”

Portada del libro 'Infinitos heridos'.
photo_camera Portada del libro 'Infinitos heridos'.

Todavía con la pandemia mundial en diferentes fases según los países de la Covid-19,  el biólogo y profesor de Bioética en la Universidad Cardenal Herrera CEU (Valencia) Emilio García-Sánchez  piensa que es un momento que requiere una reflexión sobre la vulnerabilidad humana, “por lo que hemos vivido, vivimos y nos puede afectar en el futuro”.

Sus reflexiones acaban de salir publicadas en la obra “Infinitos heridos. El rescate de los vulnerables”. Como se expresa, se trata de un ensayo sobre la vulnerabilidad humana.

“Las personas ancianas, los enfermos graves, los discapacitados (los más vulnerables) se han visto desprotegidos y, en algunos casos, excluidos de un atento cuidado. En una sociedad en la que prima la calidad de vida y el rendimiento, preocupa que las manifestaciones de vulnerabilidad se consideren indignas para la propia persona y una carga para los otros”, ha afirmado a Religión Confidencial.

“Gerontofobia, la nueva fobia social”

Al ser preguntado por RC acerca de  casos que le hayan dolido más en estos dos años, destaca que “es lamentable que, a veces, no se haya atendido a personas solo porque tenían 80 años, porque eran mayores, y hasta se estipulaba una edad en que no se les ingresaba: debe importar la salud, no descartar a nadie por la edad”.

“Se improvisaron protocolos de atención sanitaria, con graves carencias éticas: no se puede decir a una residencia de la tercera edad que hagan lo que puedan, y además una persona de 80 años puede salir adelante médicamente mejor que alguno de 40 años con un mínimo de atención sanitaria ¡no se puede negar el auxilio médico a una persona por tener 80 años!”

Destaca que el drama que se ha vivido tiene la “excusa” de la imprevisión que supone la aparición de una pandemia,  pero “tomemos nota, rectifiquemos y no caigamos nuevamente en parches que supone graves atentados a la dignidad humana”.

Defiende que hay que recuperar el valor de la ancianidad, y que “desatender ancianos por su escaso valor social y sanitario, tal y como ha sucedido en algunos momentos de la pandemia del Covid-19, constituye una falta grave de humanidad. La consideración del anciano enfermo como un subproducto humano, resultado de una fase física y cognitiva degradante, nos hace plantearnos si no estaremos ya ante una instalación de una  nueva fobia social: la gerontofobia”.

Este experto en Bioética ha participado en estos meses en Congresos y Jornadas diversas, ha intercambiado y contrastado opiniones de otros expertos, y ve una conclusión mayoritaria, que “por ejemplo ha expresado la profesora Adela Cortina, asegurando que durante este tiempo de crisis sanitaria, hemos sido testigos de actitudes claramente discriminatorias”.

Rescatar la dignidad de los vulnerables

García-Sánchez propone “un rescate de la dignidad de la vulnerabilidad encarnada en aquellos se encuentran en situaciones de enfermedad grave, y, sobre todo, al final de la vida”.

Como idea central de su libro, este experto en bioética, que es Vicepresidente de la Asociación Española de ética Médica y Bioética (AEBI), subraya que “ante situaciones globales de crisis sanitarias la supervivencia radica en la solidaridad, no en la soledad”.

Un expresivo capítulo de la obra del profesor e investigador García-Sánchez lleva por título “El rescate de los vulnerables: Con cuidados y compasión verdadera”, en la que reclama recuperar la mirada compasiva hacia el sufrimiento, y denuncia las “miradas falsas: la impiedad ante el vulnerable”.

“Blindar a los vulnerables”

Defiende rescatar la dignidad al final de la vida, “rescatando la autonomía, de modo que se les libere del sufrimiento para que elijan vivir”, y afirmando la superioridad de la Dignidad sobre la Autonomía: blindar a los vulnerables”.

Ha señalado a RC que “aunque muy pronto alcanzaremos la inmunidad de rebaño, la verdadera emergencia sanitaria no consistirá en suprimir toda enfermedad y prevenir todo contagio. Más bien, lo urgente será mitigar la fragilidad humana mediante el cuidado propio y mutuo. Nos inyectarán en masa un remedio médico, pero precisamos a la vez del bálsamo paliativo del consuelo y del acompañamiento”.

La mayor amenaza mundial: el individualismo

Para García-Sánchez, “el verdadero peligro que se cierne sobre la humanidad no es la amenaza pandémica, ni el peor confinamiento encerrarnos en casa. El riesgo de extinción reside en vivir sin sentido y aislados –desvinculados unos de otros–, sin tender hacia una plenitud mayor que la mera vida sana y productiva”.

“El individualismo en nuestras sociedades se ha convertido en el virus más difícil de vencer. Y, sin duda, la mejor estrategia consistirá siempre en ser fieles a nuestra naturaleza vulnerable y necesitada de relacionalidad”.

Finalmente, destaca que “todos somos o seremos vulnerables. Somos muchos porque todos lo somos: los capacitados y los discapacitados, los sanos y enfermos, los niños y los ancianos, los jóvenes y adultos. También los que se consideran héroes lo son. La patria de los humanos es la vulnerabilidad, condición y hábitat natural de la existencia, nuestro traje original”. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?