Católicos

Enrique Sanz, nuevo rector de Comillas: “Los jesuitas no nos separamos de la doctrina. Es una opinión sin fundamento”

En una entrevista concedida a RC, explica las metas y objetivos de la Universidad enraizada en el liderazgo ignaciano

Enrique Sanz, rector de Comillas.
photo_camera Enrique Sanz, rector de Comillas.

Enrique Sanz Giménez-Rico, SJ, ha tomado hoy posesión de su cargo como nuevo rector de Comillas en el Aula Magna de la Universidad Pontificia en Madrid, con la presencia del cardenal Carlos Osoro, de Antonio España, vice gran canciller de la universidad y provincial de los jesuitas, y del Nuncio apostólico del Papa en España, Bernardito Cleopas Auza. 

Enrique Sanz es consciente de que con su nombramiento, al frente de una universidad que se encuentra entre el 3% de las mejores universidades del mundo, se convierte en un peso pesado de la Iglesia española y de la rama académica.  

El que hasta este curso ha sido decano de las facultades de Teología y Derecho Canónico de Comillas, concede una entrevista a Religión Confidencial para transmitir algunos objetivos de la universidad y reflexionar sobre temas actuales de la Iglesia. 

"Es una responsabilidad compartida" 

Detrás de la humildad, franqueza, transparencia y cercanía que emana este jesuita en esta entrevista, confiesa: "Sí, asumo mi responsabilidad como rector de una universidad potente, me siento agradecido por el reconocimiento y me siento muy confiado en responder junto con otros. Es una responsabilidad compartida. Mi objetivo es servir a la Iglesia y a otras instituciones de la vida pública porque trabajamos con la sociedad". 

Su pretensión es trabajar por una universidad sana, sabia y sostenible, un centro que cumpla su función principal, transmitiendo un saber interdisciplinar desde una especialización, y que continúe sostenible porque la "Compañía sigue apostando por esta universidad a pesar de la crisis económica". 

El nuevo rector de Comillas no tiene reparo en manifestar a RC que se enfrenta a este cargo "con temores" pero, sin duda, considera que la mejor manera de enfrentarse al miedo es "salir al ruedo". Su cercanía personal no está reñida con ejercer una autoridad que combina con una comunicación franca y transparente, algo muy valorado actualmente en la sociedad. 

"Icade ha sabido mantenerse" 

Preguntado por ciertos comentarios que se escuchan de antiguos alumnos "Icade ya no es lo que era",  el rector responde: "Yo más bien diría que Icade ha sabido seguir siendo lo que era, ha mantenido la mejor tradición y esencia, sobre todo en los programas de grado. La esencia es la atención personalizada a los alumnos, el rigor y que hemos sabido adaptarnos a los tiempos. Hemos actualizado las competencias que podemos ofrecer a los alumnos pensando en el mercado laboral bajo el espíritu del liderazgo ignaciano". 

Un liderazgo ignaciano que radica en una formación excelente a sus miembros y alumnos para servir a la sociedad. "Utilizamos diversas frases que nos caracterizan. Una es la del padre Arrupe, formar hombres y mujeres para los demás. La meta de san Ignacio era ayudar a las ánimas, acompañar a las almas. No somos líderes para figurar en un ranking sino para poder seguir ayudando a las personas", afirma. 

Miedo a la situación política y social 

Este jesuita que ingresó en la Compañía en 1984 cuando tenía 19 años (hoy tiene 56) explica que la vocación se va descubriendo a lo largo del tiempo.  "Conocí a los jesuitas en Burgos, en el colegio y me fijaba en mis profesores jesuitas y me gustaba ser como ellos. A lo largo de los años me ido configurando como jesuita, con luces y sombras y he ido adquiriendo una formación internacional que me otorga una experiencia muy rica". 

Ante el nuevo reto como rector de Comillas, confiesa sus debilidades: "Tengo miedo a la incertidumbre y a la situación general que estamos viviendo todos, situación política, social y económica. Y esto afecta también a la universidad. Detrás de los 14.000 alumnos que tenemos y los 1.500 trabajadores hay familias y situaciones algunas complicadas. Tengo miedo también al enfrentamiento que vivimos unos con otros, hay que hacer un ejercicio de resiliencia continuo. Y tengo respeto a mis propias limitaciones y fragilidades, que no me importa hablar de ellas. Cuando dejé de ser Decano, pedí perdón a las personas a las que podía haber hecho daño. Algunas han aceptado mi perdón y otras no". 

Proceso de elección 

El proceso de elección para ser rector ha durado siete meses, en el que la penúltima palabra la tiene el provincial de España, Antonio España. Un proceso participativo en el que interviene todo el senado de la universidad formado por 75 miembros, mujeres, alumnos, laicos, jesuitas y personal de administración. "El provincial propuso al senado de la universidad tres nombres para que este órgano colegiado manifestara su preferencia", explica. 

Según los nuevos estatutos de la Compañía de Jesús, el rector debe ser preferentemente jesuita (antes era condición requrida, pero ahora no) y después de este proceso, finalmente debe ser confirmado por el General de la Compañía y por la Congregación de Educación Católica del Vaticano. 

La teología de los jesuitas 

Quien ha sido Decano de la Facultad de Teología de Comillas, una facultad reconocida como una de las mejores de las 12 que hay en España, expone su convencimiento sobre este centro: "Creo que es una facultad muy seria en sus planteamientos académicos e investiga con rigor. La teología siempre va a ofrecer reflexiones y preguntas penúltimas y, por favor, hay que darle ese sentido", asevera. 

Para aquellos que consideran que los jesuitas se están separando de la doctrina de la Iglesia Católica, tiene una respuesta: "Es una opinión que no tiene fundamento, le daría la vuelta y diría que es lo que la teología de los jesuitas está ofreciendo para demostrar que no va por esa línea. Qué queremos ofrecer. Queremos ofrecer una teología que se haga preguntas, que siempre serán penúltimas, decisivas sobre el ser humano y sobre Dios". Yo no lo llamaría ni progresismo ni consdervadurismo, lo llamaría Iglesia, rigor en la preguntas". 

Enrique Sanz explica que la teología que se realiza en Comillas "nos acerca a los texto de la tradición teológica empezando por la Biblia, tenemos gente en escritura muy bien preparada, en teología mediaeval y moderna, y los textos nos hacen ir a las preguntas de fondo". 

Bendición de parejas homosexuales 

Por lo tanto, el rector de Comillas deja claro que en los jesuitas se reflexiona sobre los temas actuales de la sociedad y sobre algunas cuestiones que están en clara contradicción con el cristianismo como es la eutanasia, el abandono de los inmigrantes o la desprotección de menores. "Estamos en sintonía con el Papa. Nuestra teología es una continuidad de la teología tradicional y eclesial y quiere acercarse a la gente". 

Terminamos esta entrevista preguntándole sobre un tema de debate y de fisura en la Iglesia católica ¿Qué piensas de la bendición de parejas homosexuales? "Los jesuitas sintonizamos con el Papa Francisco, todas las personas necesitan misericordia. En este asunto, es necesario una reflexión teológica. Si el Papa lo propusiera, Comillas reflexionaría sobre ello. Conviene reflexionar tranquilamente, más que opinar. Es cierto que hay personas homosexuales con vivencias cristianas y llevan su manera de ser con sufrimiento y tenemos que acompañarlas. Creemos que el Papa ha traído aire fresco a la Iglesia sobre todo en los valores evangélicos fundamentales: la misericordia, la fraternidad y el cuidado de la casa común". 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?